Es la mayor revolución en la historia de la salud humana. Y está a punto de estallar.

 

 

A usted le duele la cabeza. Y se toma una aspirina. O un ibuprofeno.

Pero imagine ahora que la aspirina o el ibuprofeno son personalizados, con una fórmula única diseñada para que a usted, y sólo a usted, le haga el máximo efecto con la mínima dosis. Y ahora imagine también a gran escala, en grandes enfermedades. Imagine una quimioterapia única para cada enfermo, o un tratamiento contra el parkinson específico para cada persona. Imagine más. Por ejemplo, que, desde que nace, su médico le pautará la dieta, el ejercicio y el estilo de vida que marcarán su salud, y le evitarán un cáncer. O el tratamiento que evitará que se ponga en marcha la cadena de destrucción del Alzheimer.

 

 

Es la ciencia que ya está aquí. Es la medicina P4 (Prevención, Personalización, Predicción y Participación)., que ya está aquí.

Es la mayor revolución en la historia de la salud humana. Y está a punto de estallar.

Dentro de unos quince años –es el margen de tiempo que contemplan los expertos- buena parte de la población del primer mundo basará su salud en las terapias genéticas. Todos tendremos nuestro propio genoma secuenciado -600 GB de datos, imaginen, como la memoria de los discos duros de cuatro o cinco ordenadores portátiles a la vez- y en base a ese genoma podremos recibir desde el mejor tratamiento médico, a la crema hidratante que más le va a funcionar a nuestra piel.

Una joven empresa española, quiere revolucionar cómo nos relacionamos los seres humanos con nuestro genoma. Genomcore “Made of Genes” es la única empresa del mundo que ofrece no sólo la secuenciación completa del genoma de cada persona –la completa, y no la parcial del sistema 'microarrays' que mide unos pocos miles de marcadores genéticos y no los 3.200 millones de marcadores totales- sino que además ofrece la posibilidad de que, con esos datos, podamos adquirir durante toda nuestra vida los productos personalizados para nuestro genoma, es decir, para cada uno de nosotros. Y no sólo tratamientos médicos. Las posibilidades son infinitas. 

Con esos 600 GB de datos de nuestro genoma ya podemos empezar a hacerle preguntas a nuestros genes, (¿qué probabilidad tengo de sufrir un cáncer de mama?, por ejemplo), pero a medida que pasen los meses, -y los años- la ciencia nos ofrecerá la oportunidad de sacarle muchas más respuestas a esos mismos datos.

 

Es la mayor revolución en la historia de la salud humana.
Es la mayor revolución en la historia de la salud humana.

 

Un encuentro en Wayra –la aceleradora de Startups de Telefónica- me dio la posibilidad hace unos días de coincidir con dos de los fundadadores de MadeofGenes -@madeofgenes en Twitter-. “Nadie ofrece lo que ofrecemos nosotros, ninguna otra empresa en el mundo. Con tu perfil genético –y sólo hace falta una muestra de saliva para secuenciarlo- no sólo vas a poder prevenir enfermedades sino también ofrecerles el mejor tratamiento una vez se han manifestado. Las posibilidades que se abren son infinitas y aún están por descubrir”.

Pero, ¿cómo protegemos nuestros datos? ¿Puede hacerse realidad la pesadilla de Gattaca, el magnífico film de 1997 en el que el genoma decide la vida y el trabajo de los seres humanos? No hay que ir tan lejos, ¿podría una empresa no contratarme por mi predisposición a una enfermedad coronaria? ¿Podría una aseguradora subirme la póliza por tener una probabilidad mayor que la media de la población a enfermar de cáncer, Parkinson o Alzheimer? “Cada persona es propietaria de su genoma, y nadie más, ni siquiera nosotros, podrá acceder a ella. Será esa persona la que autorice a su médico o a una compañía farmacéutica a acceder a parte de su secuencia genética para determinados tratamientos”.

Made of Genes empezará a funcionar en breve. Tras enviar la muestra de saliva, en un mes tendremos nuestro perfil genético completo. Y, a partir de ahí, lo que nuestros genes y la ciencia digan.

Esto no ha hecho más que empezar.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente