Entradas de blog por José de Toledo

  • Un hoacín (Opisthocomus hoazin), la tercera especie del ránking, en su hábitat natural en Bolivia. Por Linda De Volder, via Wikimedia CommonsSi los recursos a su disposición fuesen infinitos, el trabajo de los biólogos de la conservación sería mucho más sencillo. Si contasen con más dinero del que pudiesen gastar, todo el personal que necesitasen para contratar y la total implicación de políticos y la sociedad en general, el enfoque de esta disciplina sería completamente distinta. Consistiría en conservar y proteger a todas las especies del planeta.

    Por desgracia, esto no es así. Y por eso la base de la Biología de la Conservación es determinar en qué especies centrarse y a cuáles prestar menos atención. Hay muchos enfoques distintos sobre cómo tomar esta decisión. El de las especies carismáticas, que despiertan la simpatía de la gente. O centrarse en las especies clave – las que resultan fundamentales para los procesos ecológicos – o las especies “paraguas”, las que presentan requisitos muy amplios de manera que permiten proteger al mismo tiempo a otras muchas.

    [Te puede interesar: Una sola hembra destinada a salvar a su

    Más información »de Crean un ránking de los pájaros más “raritos” para protegerlos
  • Aedes aegypti en su hábitat natural. Por Muhammad Mahdi Karim (www.micro2macro.net), via Wikimedia CommonsCuando se tratan según qué noticias científicas, hay que andarse con cuidado. Porque muchas veces resultan demasiado alarmistas. Y esta misma es un ejemplo. Según un equipo de investigación sueco, el riesgo de una epidemia de Dengue en Europa cada vez es más alto. Decir que se puede dar un brote serio de una enfermedad tan peligrosa como el Dengue no se puede hacer a la ligera.

    La cuestión está en la ciencia que hay detrás de estas previsiones. ¿En qué hechos se basan los investigadores para decir una cosa así? Porque en muchos casos se centran únicamente en predicciones sobre aumentos de temperatura provocados por el cambio climático, sin tener en cuenta otros factores – ecológicos, de distribución de especies, etc. - que resultan fundamentales.

    [Te puede interesar: Los mosquitos emplean más de un sentido para decidirse a picarte]

    En el estudio de la Universidad de Umea emplean este mismo método. Pero también tienen en cuenta esos otros factores, lo que da una visión más completa de

    Más información »de El riesgo de una epidemia de Dengue en Europa es cada vez más alto
  • Una especie de orquída (Catasetum fimbriatum) que presenta adaptaciones coevolutivas. Por Orchi, vía Wikimedia CommonsUna de las grandes pasiones de los biólogos – y también la base de su disciplina – es entender cómo han llegado las especies a ser tal y como son. O como fueron, en el caso de los fósiles. Es decir, descifrar las adaptaciones que han sido necesarias para dar lugar a la fauna y flora actuales. En parte es un trabajo detectivesco: buscar pistas, obtener pruebas, etc. Y por otro tiene un punto de imaginación, siempre que no contradiga los hechos científicos.

    Y de entre todos los procesos evolutivos, la coevolución es uno de los más interesantes. Definiciones de este concepto hay muchas, pero la manera más sencilla de entenderla es la siguiente: una especie ejerce una presión evolutiva sobre otra, que a su vez impulsa una adaptación en la primera.

    [Te puede interesar: La curiosa belleza de la orquídea "pato volador"]

    ¿Qué quiere decir esto? Porque para ser una definición sencilla, tal vez no resulta demasiado clara. Pongamos un ejemplo. Imaginemos una especie de planta que produce flores.

    Más información »de Coevolución, cuando las adaptaciones van por pares
  • Los manatís son primos de los elefantes

    Un manatí subiendo a la superficie para respirar. Por Reid, Jim P, del Servicio de Pesca y Fauna Salvaje de los U.S.A. Liberada al Dominio Público, vía Wikimedia Commons.Cuando hacemos una lista de mamíferos marinos, uno de los grupos que se incluyen son los sirenios. Aunque, tal vez, sean más conocidos como manatís y vacas marinas. Y con un simple vistazo, los asociamos a las ballenas, con las que comparten el diseño del cuerpo.

    Si viven en el mismo hábitat, se parecen por el aspecto y los englobamos en el mismo grupo, serán lo mismo, ¿no? Según se explica en un artículo reciente, no lo son. De hecho, su primo evolutivo más cercano sería el elefante. No el elefante marino (Mirounga sp.), sino el majestuoso animal que asociamos con la sabana africana entre otros lugares. Nada que ver con los cetáceos a los que se asocian los sirenios comúnmente.

    Aunque, en realidad, sobre lo que trata el artículo es algo más complejo que todo esto. Hoy en día se conocen muy pocas especies de sirenios. Según dónde se consulte la información, el total es de cuatro o cinco. No hay más.

    [Te puede interesar: Fotografían a un lobo marino cazando tiburones]

    Pero esto no fue

    Más información »de Los manatís son primos de los elefantes
  • Imagen de Dominio Público, vía Wikimedia CommonsMuchas personas – incluyendo muchos biólogos – nunca han oído hablar de la baba del pez bruja (conocidos como mixinos, un tipo muy antiguo de vertebrado). Sin embargo, se trata de una sustancia que ha fascinado a los científicos desde hace más de cien años. En un artículo reciente se resuelve parte del misterio sobre esta sustancia.

    Pero antes de nada, hay que explicar de qué se trata. Los mixinos son un tipo de peces muy antiguo, que prácticamente no han evolucionado desde hace 300 millones de años. Su forma de vida consiste, básicamente, en desplazarse por el fondo de los mares, alimentándose de lo que encuentran. Y cuando son atacados, segregan su baba, una sustancia resbaladiza que les sirve para protegerse.

    Lo curioso de esta baba es su composición. Está formada por proteínas muy largas, de varios centímetros de longitud. Pueden llegar a superar los 15 centímetros en determinadas circunstancias. Y se van uniendo en distintos puntos, lo que les da unas propiedades muy interesantes.

    Más información »de El misterio de la baba del pez bruja, resuelto en parte
  • Ver moverse a una manada de búfalos americanos (Bison bison), también conocidos como bisontes, es un espectáculo que puede provocar cierto miedo. Sobre todo si se dan dos circunstancias más: que no sea una migración común, y que en la zona haya habido un terremoto recientemente. Con estos ingredientes, la alarma es más que probable.

    Especialmente si tenemos en cuenta que todo esto está pasando en el Parque Nacional de Yellowstone, famoso entre otras cosas por su enorme volcán. La caldera de Yellowstone es el volcán – algunos lo denominan incluso “supervolcán” - más grande de toda Norteamérica, y todavía está activo. A pesar de llevar más de 640.000 años sin entrar en erupción.

    El pasado 30 de marzo hubo un evento sísmico en la zona, un terremoto de 4,8 grados en la escala Richter que sacudió este Parque Nacional, el primero en todo el mundo y uno de los más conocidos. Y a partir de ese momento, los bisontes comenzaron a moverse. Parece que huyen de algo.

    [Te puede interesar: La loba

    Más información »de Pánico en Yellowstone por una extraña migración
  • La domesticación del ganado empezó en Irak

    Español: Ganado vacuno y equino en Santa Rosa de Capanaparo, estado Apure - Venezuela. Por Veronidae, via Wikimedia CommonsLa historia de la ganadería y la historia de la civilización humana van de la mano. Esto no deja de ser una obviedad, ya que uno de los primeros pasos que dieron nuestros ancestros en el camino hacia la cultura fue la domesticación del ganado, junto con la agricultura.

    Así que es lógico hacerse la pregunta de dónde empezó. Hasta ahora, la respuesta que se tenía y se daba por segura era África. Sin embargo, un estudio reciente demuestra que no fue así. La cría de animales comenzó en la zona del Creciente Fértil – lo que ahora son Jordania, Irak, Siria e Israel –, el mismo lugar en el que se creó la agricultura.

    [Te puede interesar: Proponen un "Plan Marshall" para salvar la fauna africana]

    La mejor manera de entender cómo se ha podido corregir este error es fijarse en la manera en que se ha llevado a cabo el estudio. Los investigadores han analizado 134 variedades de ganado a lo largo y ancho del planeta, tratando de ver de dónde venía cada una. Y, sobre todo, si los genes que aparecen

    Más información »de La domesticación del ganado empezó en Irak
  • Estudiantes investigando la especie que encontraron. Crédito: Tom Fayle; CC-BY 4.0, vía PenSoft Publishers.Pocos estudiantes de Biología han aprendido tanto en un único curso como los protagonistas de esta noticia. No solo sobre su disciplina científica, sino sobre cómo funciona la investigación y cómo se realiza un trabajo. A fin de cuentas, los alumnos de una asignatura de campo han descubierto una nueva especie de araña, la han investigado y descrito, y publicado sus resultados.

    La historia empieza con un grupo de estudiantes de una asignatura de campo. En casi todos los estudios de biología hay cursos que se realizan directamente en el campo. Sobre todo en las especialidades de zoología, botánica y ecología. Dónde mejor se va a aprender cómo funciona la naturaleza.

    Esta asignatura en concreto tiene lugar en el bosque tropical de Borneo, en la región que pertenece a Malasia. Esta zona es conocida por su megafauna – animales de gran tamaño – como los orangutanes. Sin embargo, el objetivo del curso es centrarse en animales más pequeños, y entender cómo influyen en los ecosistemas y

    Más información »de Un grupo de estudiantes descubre una nueva especie de araña
  • Fotografía de las dos mitades del húmero juntas. Crédito: Drexel UniversityAlgo que aprenden muy pronto aquellos que se dedican a la búsqueda de fósiles, ya sean paleontólogos o bien simples aficionados, es que los restos de animales no suelen aparecer enteros. Es muy habitual obtener sólo una parte de los huesos o estructuras. Y tampoco es nada excepcional que dos partes del mismo hueso se encuentren con cierta diferencia de tiempo. O ni siquiera en el mismo lugar, aunque esto ya es mucho menos habitual.

    Lo que sí es sorprendente es conseguir encajar dos piezas del mismo hueso cuando pasan más de 160 años entre el hallazgo de una y otra. Esto es lo que ha ocurrido con el húmero – el hueso más largo del brazo – de una especie de tortuga fósil. Que también tiene su importancia como especie, ya que se trata del animal de mayor tamaño de su grupo biológico encontrado hasta el momento.

    [Te puede interesar: El verdadero origen de la concha de las tortugas]

    Por lo tanto, en esta noticia hay dos historias: la parte de curiosidad – el hallazgo – y la parte

    Más información »de Completan un enorme puzzle: el hueso de una tortuga de 3 metros
  • Encuentran un primate genéticamente fiel

    Un grupo familiar de micos nocturnos sobre la rama de un árbol. Crédito: M. Corley/Owl Monkey Project, Formosa-Argentina vía Pennsilvania State UniversityEn la naturaleza, la monogamia es una excepción. No se trata de que no se formen parejas de por vida, que se da relativamente a menudo. La fidelidad dentro de la pareja, entendida como que los hijos que cría una pareja sean realmente descendientes de los dos miembros, es poco común. En prácticamente todas las especies que forman parejas monógamas alguno de los hijos sólo lo es de la madre.

    Por eso resultan tan interesantes las conclusiones de un estudio reciente. Por primera vez los científicos tienen evidencias de una fidelidad completa en una especie de primates. En todos los casos que estudiaron de micos nocturnos de Azará (Aotus azarae) – también llamados marikinás nocturnos o monos búho – todas las crías eran descendientes genéticos tanto de sus padres como de sus madres.

    [Te puede interesar: Sociedad, sexo e instintos animales: la asincronía evolutiva]

    Desde un punto de vista teórico, el asunto de la monogamia y la fidelidad es sencillo de explicar. A la hora de reproducirse, la

    Más información »de Encuentran un primate genéticamente fiel

Paginación

(276 Historias)