Entradas de blog por Javier García Blanco

  • Jan Asselijn, el paisajista que documentó la inundación de Ámsterdam

    La subida de las aguas provocó la ruptura de un dique en 1651

    'Ruptura del dique de San Antonio', por Jan Asselijn (1651) | Crédito: Wikipedia.'Ruptura del dique de San Antonio', por Jan Asselijn (1651) | Crédito: Wikipedia.

    Con una cuarta parte de la superficie del país al nivel del mar o por debajo de éste, no es de extrañar que muchos neerlandeses vivan siempre con la mirada puesta en las peligrosas inundaciones. Razones no les faltan, como demostró la inundación de 1953, que causó la ruptura de un dique y provocó la muerte de 1.835 personas, además de daños materiales millonarios.

    [Relacionado: El Apocalipsis que nunca llegó]

    Hoy estos desastres naturales resultan menos devastadores gracias a obras de ingeniería como el Plan Delta, pero en siglos pasados las inundaciones eran recurrentes y tenían resultados catastróficos. Los eventos de este tipo se producían por lo general a causa de la suma de dos sucesos: las mareas vivas o altas (en días de Luna Llena o Nueva) y la presencia de fuertes tormentas.

    Esto fue lo que ocurrió los días 4 y 5 de marzo de 1651, cuando la subida de las mareas coincidió con una poderosa borrasca sobre el mar del Norte. El nivel de las aguas subió peligrosamente, y para

    Más información »de Jan Asselijn, el paisajista que documentó la inundación de Ámsterdam
  • Laurent, el fotógrafo que inmortalizó la España del siglo XIX

    Su producción fotográfica documentó monumentos como la Alhambra y museos como El Prado

    'La maja vestida', de Goya, fotografiada por Laurent | Crédito: Wikipedia.'La maja vestida', de Goya, fotografiada por Laurent | Crédito: Wikipedia.

    Corría el año 1843 cuando, con veintisiete años, el joven francés Jean Laurent y Minier se estableció en Madrid con ánimo de hacer fortuna. Laurent no tardó en adaptarse a la vida en la capital española y, tras castellanizar su nombre de pila –firmaría a partir de entonces como Juan–, estableció su primer negocio consistente en la creación de cajas de lujo para varias pastelerías madrileñas y en la elaboración de papel jaspeado para la encuadernación de libros.

    [Relacionado: Eugène Atget, el fotógrafo del Viejo París]

    Algunos años más tarde, sin embargo, el espíritu curioso y emprendedor del joven galo le llevó a ampliar su negocio. Primero comenzó interesándose por un método para colorear fotografías, y poco después, en 1855, fascinado por aquella nueva técnica para reproducir la realidad, el propio Laurent comenzó a tomar sus propias fotografías.

    En aquellos años de la segunda mitad del siglo XIX eran pocos los fotógrafos que ejercían aquella profesión en la capital española, así

    Más información »de Laurent, el fotógrafo que inmortalizó la España del siglo XIX
  • Palacio Ducal de Gandía, el bastión del clan "maldito" de los Borgia

    La localidad valenciana conserva uno de los edificios más destacados de la familia en España

    Turistas en el Salón de Coronas | © Javier García Blanco.Turistas en el Salón de Coronas | © Javier García Blanco.

    Puede que muchos identifiquen Gandía con días de sol y playa, con sus espectaculares fallas o con el nombre de un exitoso programa televisivo, pero la costera localidad valenciana tiene muchos otros motivos para presumir, en especial gracias a su riquísimo patrimonio histórico-artístico.

    [Relacionado: El mensaje “pagano” del palacio episcopal de Tarazona]

    Uno de estos tesoros está ubicado en lo más alto de la población, junto al curso del río Serpis. Allí se levanta desde hace siete siglos el imponente Palau ducal (palacio ducal), una fabulosa muestra de arquitectura civil que combina estilos de época medieval, renacentista y barroca.

    El origen del palacio se remonta al siglo XIV, cuando Alfonso de Aragón el Viejo –nieto del rey Jaime II y primer duque real de Gandía–, mandó construir la edificación en el tossal de la localidad y estableció en ella una importante corte señorial. Sin embargo, fue un siglo más tarde, a finales del XV, cuando el edificio comenzó a adquirir unas

    Más información »de Palacio Ducal de Gandía, el bastión del clan "maldito" de los Borgia
  • Los esqueletos "heréticos" de Paul Delvaux

    Unas pinturas condenadas por la Iglesia

    'Los esqueletos' (1944), de Paul Delvaux | © Musée d'Ixelles - VEGAP - Museo Thyssen-Bornemisza.'Los esqueletos' (1944), de Paul Delvaux | © Musée d'Ixelles - VEGAP - Museo Thyssen-Bornemisza.

    Cuando era poco más que un niño y estudiaba en el colegio, Paul Delvaux esperaba con una mezcla de excitación e inquietud las visitas a la clase de biología. La razón de su entusiasmo era un tanto singular: los esqueletos humanos que empleaba al profesor para dar sus lecciones de anatomía, y que en el futuro artista producían una fascinación que mezclaba miedo y curiosidad a partes iguales.

    [Relacionado: Lukas Furtenagel y el espejo de la muerte]

    Durante años, aquellos esqueletos permanecieron escondidos en el baúl de su memoria, mientras el pintor exploraba diferentes corrientes pictóricas como el fauvismo o el expresionismo, tendencias en alza en aquellas primeras décadas del siglo XX. Sin embargo, a comienzos de la década de 1930 Delvaux descubrió la obra de los surrealistas, y en especial la de Giorgio de Chirico o Magritte, y tras abrazar la estética y la atmósfera misteriosa del “movimiento”, el pintor belga recuperó al fin su fascinación por las osamentas humanas.

    Desde 1932 y

    Más información »de Los esqueletos "heréticos" de Paul Delvaux
  • Charles Coypel, un pintor seducido por la magia de Don Quijote

    El artista francés creó algunas de las imágenes más sobresalientes inspiradas en la obra de Cervantes

    'Don Quijote en el baile de don Antonio Moreno', de Charles Coypel | © RMN-Grand Palais.<div class=page title=Page 4><div class=layoutArea><div class=column></div></div></div>

    La obra cumbre de Miguel de Cervantes, Don Quijote de la Mancha, se convirtió en un éxito arrollador inmediatamente después de la publicación de su primera parte en 1605, y otro tanto sucedió con la segunda, cuyo cuarto centenario se cumple este año 2015. Esta enorme popularidad no se limitaba a España, sino que se extendió por toda Europa gracias a las traducciones a distintas lenguas, y en pocos años las cómicas aventuras del ingenioso hidalgo eran tan conocidas en Madrid como en Londres o París.

    [Relacionado: Gutiérrez Solana, el pintor de los marginados]

    Y curiosamente, la influencia de la obra cervantina no se limitó al mundo de las letras –el Quijote dio el pistoletazo de salida a la novela moderna, e inspiró numerosas obras de teatro–, sino también a las artes plásticas, proliferando desde bien pronto pinturas, grabados y esculturas que reflejaban las peripecias de Alonso Quijano y su fiel compañero Sancho Panza.

    En este sentido, algunas de las creaciones artísticas más

    Más información »de Charles Coypel, un pintor seducido por la magia de Don Quijote
  • La azarosa atribución del autorretrato "definitivo" de Van Dyck

    Una célebre pintura del artista flamenco recupera su condición de original

    'Autorretrato', de Van Dyck (hacia 1629) | Cr&eacute;dito: Lempertz.'Autorretrato', de Van Dyck (hacia 1629) | Crédito: Lempertz.

    Aunque no llegó al grado de “obsesión” que mostró Rembrandt por inmortalizar su propio aspecto, el retratista flamenco Anton Van Dyck también dejó tras de sí un buen número de autorretratos creados a lo largo de su corta –murió con sólo 42 años– pero intensa carrera artística. Uno de ellos, hoy en manos de un coleccionista privado, se ha convertido por derecho propio en una de las obras más intrigantes y controvertidas de toda la producción artística de este genio de la pintura de la primera mitad del siglo XVII.

    [Relacionado: Goya y el misterio de El Coloso]

    Durante décadas, la práctica totalidad de los especialistas en la obra del flamenco habían coincidido en que la autoría de dicha pintura estaba fuera de toda duda. El lienzo, en el que aparece el artista con una edad de unos treinta años, perteneció en el siglo XIX al británico Robert Holford, y en la centuria siguiente pasó por manos de varios coleccionistas tras ser vendido en Christie’s en 1957.

    En todo ese tiempo, ningún

    Más información »de La azarosa atribución del autorretrato "definitivo" de Van Dyck
  • Château Montecristo: el "capricho" arquitectónico de Alejandro Dumas

    Así era el refugio creativo del novelista más célebre del siglo XIX

    Vista de los jardines del ch&acirc;teau Montecristo, el palacete de Alejandro Dumas | Cr&eacute;dito: Wikipedia.Vista de los jardines del château Montecristo, el palacete de Alejandro Dumas | Crédito: Wikipedia.

    En 1844, Alejandro Dumas estaba en el momento cumbre de su carrera como su escritor. Ese año, el novelista francés había publicado su célebre relato Los tres mosqueteros, difundido por entregas en el periódico Le Siècle y había terminado de redactar El conde de Montecristo, que se divulgaría también en forma de serie durante los dos años siguientes. El éxito fue tan arrollador que Dumas se convirtió en una máquina de hacer dinero.

    [Relacionado: Quinta da Regaleira, la villa “iniciática” de Sintra]

    Con una fortuna considerable en sus manos, y hastiado de la vida en la capital, Dumas decidió construirse un tranquilo y acogedor refugio en el que poder trabajar lejos de la agitada vida parisina. El lugar escogido por el literato fue la localidad de Port-Marly, a unos veinte kilómetros de París, y tras adquirir un terreno encargó la construcción de un lujoso château –un típico palacete francés– al arquitecto Hippolyte Durand.

    Este edificio, junto con un castillo en miniatura levantado en

    Más información »de Château Montecristo: el "capricho" arquitectónico de Alejandro Dumas
  • Asalto al Gardner Museum: el mayor robo de la Historia del Arte

    Un cuarto de siglo después las pinturas siguen en paradero desconocido

    'Cristo en la tormenta del lago de Galilea', de Rembrandt, una de las pinturas robadas | Cr&eacute;dito: Wikipedia.'Cristo en la tormenta del lago de Galilea', de Rembrandt, una de las pinturas robadas | Crédito: Wikipedia.

    Madrugada del 18 de marzo de 1990. Dos oficiales de policía de Boston se aproximan a una de las entradas laterales del Isabella Stewart Gardner Museum y llaman a la puerta. Les abre uno de los dos únicos guardias que vigilan por la noche el edificio de cuatro plantas –un hermoso palacete de estilo neo-veneciano–, quien les franquea el acceso cuando explican que han acudido por un aviso que alertaba de una actividad sospechosa en el exterior del recinto.

    [Relacionado: El enigma de “la pintura más robada de la Historia”]

    Y es cierto –al menos en parte–, pues la “actividad sospechosa” son ellos mismos: los dos policías son en realidad ladrones disfrazados. Por desgracia, el guardia lo descubre demasiado tarde. Los asaltantes lo reducen –minutos después harán lo mismo con su compañero–, y lo esposan a unas tuberías en el sótano del edificio.

    Cuando horas después. pasadas ya las ocho de la mañana, llega la policía –esta vez la de verdad–, los ladrones han huido hace horas, y se han

    Más información »de Asalto al Gardner Museum: el mayor robo de la Historia del Arte
  • ¿Un tesoro medieval "robado" por los nazis?

    Una colección de arte sacro en el punto de mira

    Una de las piezas que formaban parte del Tesoro Guelph | Cr&eacute;dito: Wikipedia.Una de las piezas que formaban parte del Tesoro Guelph | Crédito: Wikipedia.

    Un “regalo sorpresa”. Así definió la prensa de la época, en el año 1935, a la entrega de una valiosísima colección de arte sacro medieval por parte del ministro Herman Göring al todopoderoso führer Adolf Hitler. Hoy la definición es mucho más polémica. Mientras el actual gobierno alemán, a través de una comisión oficial, califica la transacción de “compra legítima”, los herederos de los antiguos propietarios del tesoro consideran que se trató de una venta bajo coacción, o lo que es lo mismo: una sustracción ilegal a un precio muy por debajo del mercado.

    [Relacionado: Los cuadros favoritos de Hitler]

    El llamado ‘Tesoro Guelph’, o Welfenschatz, en alemán, es considerado hoy en día como una de las más importantes colecciones de piezas eclesiásticas medievales, la mayoría de ellas decoradas con partes de oro o joyas incrustadas, y con una datación que abarca desde el siglo XI hasta el XV. Originalmente, el tesoro estaba compuesto por más de ochenta piezas, y durante varios siglos estuvo

    Más información »de ¿Un tesoro medieval "robado" por los nazis?
  • ¿Qué se perdió en el ataque del ISIS al Museo de Mosul?

    Una agresión devastadora al patrimonio de la Humanidad

    Una captura de imagen del presunto video del Estado Islámico del 26 de febrero de 2015 muestra aun combatiente empujando una estatua dentro del museo de Mosul.Una captura de imagen del presunto video del Estado Islámico del 26 de febrero de 2015 muestra aun combatiente empujando una estatua dentro del museo de Mosul.

    Todos hemos visto el impactante vídeo difundido esta semana en el que supuestamente varios miembros del grupo terrorista Estado Islámico destrozan varias esculturas y relieves de gran antigüedad en el interior del Museo de la Civilización de Mosul, el segundo más importante del país, en el norte de Irak. Pero, ¿cuáles son exactamente las piezas que han resultado destruidas, y cuál es su importancia para el patrimonio de la humanidad?

    [Relacionado: El viaje más largo del tesoro del Prado]

    Durante estos días, y a la vista de las tristes imágenes que evidencian el fanatismo extremista del grupo armado –cuyos miembros han justificado la acción al calificar las obras de arte destruidas como piezas que favorecen la idolatría–, medios de comunicación y expertos han coincidido en señalar la terrible pérdida histórica, cultural y artística que supone el ataque para un país –Irak– que lleva años sufriendo asaltos a su patrimonio.

    De hecho, en el año 2003, tras la invasión del país por parte de

    Más información »de ¿Qué se perdió en el ataque del ISIS al Museo de Mosul?

Paginación

(469 Historias)