Entradas de blog por Javier García Blanco

  • ¿Qué se perdió en el ataque del ISIS al Museo de Mosul?

    Una agresión devastadora al patrimonio de la Humanidad

    Una captura de imagen del presunto video del Estado Islámico del 26 de febrero de 2015 muestra aun combatiente empujando una estatua dentro del museo de Mosul.Una captura de imagen del presunto video del Estado Islámico del 26 de febrero de 2015 muestra aun combatiente empujando una estatua dentro del museo de Mosul.

    Todos hemos visto el impactante vídeo difundido esta semana en el que supuestamente varios miembros del grupo terrorista Estado Islámico destrozan varias esculturas y relieves de gran antigüedad en el interior del Museo de la Civilización de Mosul, el segundo más importante del país, en el norte de Irak. Pero, ¿cuáles son exactamente las piezas que han resultado destruidas, y cuál es su importancia para el patrimonio de la humanidad?

    [Relacionado: El viaje más largo del tesoro del Prado]

    Durante estos días, y a la vista de las tristes imágenes que evidencian el fanatismo extremista del grupo armado –cuyos miembros han justificado la acción al calificar las obras de arte destruidas como piezas que favorecen la idolatría–, medios de comunicación y expertos han coincidido en señalar la terrible pérdida histórica, cultural y artística que supone el ataque para un país –Irak– que lleva años sufriendo asaltos a su patrimonio.

    De hecho, en el año 2003, tras la invasión del país por parte de

    Más información »de ¿Qué se perdió en el ataque del ISIS al Museo de Mosul?
  • El busto de Aníbal que perteneció a Napoleón

    Dos estrategas unidos por el arte

    Busto de Aníbal realizado por Girardon o su discípulo Lodtz | Crédito: Museo de Antigüedades de la Universidad de Saskatchewan.Busto de Aníbal realizado por Girardon o su discípulo Lodtz | Crédito: Museo de Antigüedades de la Universidad de Saskatchewan.

    Cuando en 1989 el juez John C. Currelly donó la escultura a la Universidad de Saskatchewan (Canadá), la identidad del personaje retratado en el busto era todavía una incógnita. Por otra parte, poco se sabía sobre el origen de aquella obra de arte, más allá de que había sido adquirida por el padre de Currelly en una subasta de arte celebrada en Nueva York en el año 1939. Aún así, los responsables de la universidad canadiense aceptaron agradecidos el regalo.

    [Relacionado: Houdon, el escultor que retrató a las celebrities de su tiempo]

    Poco después, sin embargo, los especialistas del Museo de Antigüedades de la universidad –donde se expone desde entonces la obra– descubrieron finalmente la identidad del hombre inmortalizado en bronce: se trataba del casi legendario general cartaginés Aníbal. No era extraño que se hubiese tardado tanto en descubrir de quién se trataba pues el genial estratega de la Antigüedad no era proclive a dejarse retratar, y apenas se conservan algunas

    Más información »de El busto de Aníbal que perteneció a Napoleón
  • Una estatua de Buda ocultaba una momia en su interior

    Un secreto guardado durante casi mil años

    Imagen exterior de la estatua (izda.) y vista interna gracias a un escáner | Crédito: Drents Museum.Imagen exterior de la estatua (izda.) y vista interna gracias a un escáner | Crédito: Drents Museum.

    Las estatuas de Buda, de estilos y épocas diferentes, son algo muy habitual en aquellos países asiáticos en los que el budismo es una fe extendida. Sin embargo, pocas pueden “presumir” de ocultar una sorpresa en su interior. Y eso es precisamente lo que sucede con una antigua escultura china fechada entre los siglos XI y XII de nuestra era.

    [Relacionado: Una estatua de Cristo con dientes humanos]

    La figura, decorada con laca y pintura dorada, fue una de las piezas “estrella” en una exposición realizada el año pasado en el Drents Museum de Assen, una pequeña localidad de los Países Bajos. Y no es de extrañar pues, lejos de ser “simplemente” una escultura de casi mil años de antigüedad, la pieza cuenta en su interior con algo igualmente valioso: la momia de un monje budista que vivió en las fechas de creación de la estatua.

    La existencia de este espectacular y sorprendente “bonus” se conocía desde el año 1996, fecha en la que el propietario de la estatua –un coleccionista privado

    Más información »de Una estatua de Buda ocultaba una momia en su interior
  • ¿Aparece un 'böcklin' perdido en una fotografía de Helmut Newton?

    La pintura del artista suizo desapareció sin dejar rastro hace 70 años

    'Familia de Tritones' (1880-81), pintura de Arnold Böcklin desaparecida | Crédito: Kulturhistorisches Museum de Magdeburgo.'Familia de Tritones' (1880-81), pintura de Arnold Böcklin desaparecida | Crédito: Kulturhistorisches Museum de Magdeburgo.

    ‘Familia de tritones’. Así se titulaba una obra maestra del artista suizo ArnoldBöcklin que, junto a otras cuatrocientas pinturas, desapareció sin dejar rastro hace ahora 70 años, coincidiendo con el final de la Segunda Guerra Mundial. Aquel tesoro artístico, de valor incalculable, procedía de los fondos del Kaiser Friedrich Museum (hoy Kulturhistorisches Museum) de Magdeburgo y había sido trasladado a las entrañas de una mina de sal en Stassfurt para protegerlo de los continuos bombardeos británicos.

    [Relacionado: Böcklin, el pintor que fascinó a Hitler]

    Aquel refugio improvisado, sin embargo, se convirtió en una trampa cuando, en abril de 1945 –con las tropas estadounidenses a punto de hacerse con el control de la región–, un voraz incendio se desató en las instalaciones de la mina. Entre el desconcierto de las llamas y la alarma causada por la proximidad del ejército americano, las obras de arte se esfumaron como por arte de magia. Durante décadas, nadie supo explicar si se

    Más información »de ¿Aparece un 'böcklin' perdido en una fotografía de Helmut Newton?
  • La rocambolesca historia de una tumba renacentista

    Un monumento funerario "perdido" durante siglos

    Estatuas de ángeles creadas por Benedetto da Rovezzano para el cardenal Wolsey | Crédito: Victoria & Albert Museum.Estatuas de ángeles creadas por Benedetto da Rovezzano para el cardenal Wolsey | Crédito: Victoria & Albert Museum.

    El cardenal británico Thomas Wolsey (1471-1530) fue, además de prelado de la Iglesia Católica, uno de los hombres más poderosos de la Inglaterra de su tiempo. No en vano, era uno de los principales consejeros del rey Enrique VIII, monarca célebre, entre otras cosas, por solventar sus reales cabreos mandando decapitar a todo aquel que le resultase incómodo, esposas incluidas.

    [Relacionado: La cabeza “perdida” del sarcófago de Sidamara]

    En 1524, Wolsey decidió invertir parte de su fortuna encargando la creación de su propia tumba al escultor florentino Benedetto da Rovezzano, un artista establecido entonces en Inglaterra y al que ya había encargado otros trabajos. El monumento funerario incluía un imponente y voluminoso sarcófago de piedra negro, las esculturas de cuatro ángeles en bronce que debían custodiar la tumba, y otros elementos decorativos, como varios candelabros.

    Pero por desgracia para él, Wolsey nunca llegaría a “disfrutar” de aquella tumba. Enrique VIII le encomendó la

    Más información »de La rocambolesca historia de una tumba renacentista
  • La obsesión fotográfica de Émile Zola

    El novelista inmortalizó con imágenes el París de finales del siglo XIX

    Fotografía realizada por Émile Zola en un parque de París.Fotografía realizada por Émile Zola en un parque de París.

    Para la mayor parte del público, el nombre de Émile Zola está vinculado a la literatura, a sus grandes novelas naturalistas como Germinal, La Tierra o La Bestia Humana y, de forma paralela, a su papel protagonista en el escandaloso affaire Dreyfus, en el que Zola se posicionó ardientemente a favor del capitán de origen judío Alfred Dreyfus, acusado falsamente de espía.

    [Relacionado: Eugène Atget, el fotógrafo del Viejo París]

    Y si bien es cierto que Zola fue uno de los grandes novelistas de la segunda mitad del siglo XIX, es mucho menos conocido que el escritor francés fue también un habilidoso y brillante fotógrafo, autor de miles de instantáneas que sirvieron para documentar los agitados años del cambio de siglo, pero que también inmortalizó las calles de París y Londres, las ruinas arqueológicas y los monumentos de Roma o los instantes más íntimos de su vida junto a su amante Jeanne y sus hijos Denise y Jacques.

    En 1888, en pleno apogeo del éxito de Zola gracias a sus novelas, un

    Más información »de La obsesión fotográfica de Émile Zola
  • Lukas Furtenagel y el espejo de la muerte

    Un inquietante mensaje oculto en una pintura renacentista

    'Retrato de Hans Burgkmair y su esposa Anna', de Lukas Furtenagel | © Javier García Blanco.'Retrato de Hans Burgkmair y su esposa Anna', de Lukas Furtenagel | © Javier García Blanco.

    De entre las miles de obras de arte sobresalientes que se exponen hoy en día en el Kunsthistorisches Museum de Viena (Austria), hay una pintura que a menudo consigue atraer durante un buen rato la atención de los visitantes que pasean por sus salas.

    [Relacionado: Un autorretrato con calaveras]

    Con el título de ‘Retrato de Hans Burgkmair y su esposa Anna’ (hacia 1529-1531), la pintura en cuestión es una obra del artista alemán Lukas Furtenagel, y en el lienzo aparece representada la citada pareja, cuyos rostros destacan como focos de luz sobre un fondo negro y unas ropas oscuras.

    A simple vista, resulta evidente que la pintura transmite una sensación inquietante: la opresiva presencia del color negro, la mirada fija de los retratados al espectador y su semblante serio y melancólico… Todo nos transmite la idea de que algo no “marcha” bien. Una intuición que se confirma cuando, al fijarnos con detalle en el espejo convexo que sujeta la mujer de Burgkmair, descubrimos que en lugar de sus

    Más información »de Lukas Furtenagel y el espejo de la muerte
  • Carmela Bertagna y la pasión española de John Singer Sargent

    Un pintor fascinado por el 'exotismo' español

    'Retrato de Carmela Bertagna' (hacia 1880) | Crédito: Wikipedia.'Retrato de Carmela Bertagna' (hacia 1880) | Crédito: Wikipedia.

    Hacia 1880, el pintor estadounidense John Singer Sargent –que entonces tenía sólo 24 años– retrató a una jovencísima modelo de rasgos mediterráneos y mirada desafiante. La pintura, tal y como indica una nota del propio artista en la parte superior izquierda del lienzo, fue un regalo a su amigo y patrón Paul Poirson. Hoy sabemos el nombre de la muchacha –Carmela Bertagna– gracias a que Sargent también lo dejó escrito en la parte inferior de la pintura, junto con su dirección en París: 16 Rue du Maine.

    [Relacionado: El polémico y sensual retrato de Madame X]

    Aquella joven de aspecto mediterráneo era española, vivía en París en aquellas fechas en compañía de su madre y su hermano, se dedicaba a bailar flamenco y de vez en cuando posaba para algunos artistas de la capital del Sena. De hecho, el propio Sargent la retrató en varias ocasiones, por ejemplo en ‘Una mendiga parisina’ (1880).

    Cinco años antes de realizar estas dos pinturas con Carmela como protagonista, París había asistido al

    Más información »de Carmela Bertagna y la pasión española de John Singer Sargent
  • La estatua que se convirtió en símbolo del abolicionismo

    La obra maestra de Hiram Powers

    Una versión de 'La esclava griega', en la Corcoran Gallery de Washington | Crédito: Wikipedia.Una versión de 'La esclava griega', en la Corcoran Gallery de Washington | Crédito: Wikipedia.

    Entre 1821 y 1832, la Guerra de Independencia de Grecia frente a la ocupación turca cautivó el interés de Occidente, no sólo a nivel político, sino también artístico. El conflicto fascinó especialmente a los espíritus más románticos, como el de Lord Byron –quien perdió la vida a causa de la malaria mientras estaba en Missolonghi–, y dejó tras de sí una buena cantidad de obras de arte inspiradas en el enfrentamiento entre griegos y otomanos, cuyos exponentes más conocidos quizá sean las pinturas de Delacroix, ‘Grecia expirando sobre las ruinas de Missolonghi’ o ‘La matanza de Quíos’.

    [Relacionado: La estatua que perdió la nariz tras una restauración desastrosa]

    Años después de acabada la Revolución griega, en plena década de 1840 y con el movimiento romántico ya extinguiéndose, el tema de Grecia frente a los turcos inspiró aún una última obra de arte, en este caso en estilo neoclásico. La pieza, una escultura, llevaba como título ‘La esclava griega’ (1844), y había sido esculpida por

    Más información »de La estatua que se convirtió en símbolo del abolicionismo
  • Piranesi, el creador de "cárceles" imaginarias

    Las fabulosas arquitecturas fantásticas de un grabador genial

    Una 'vedute' (vista) de Roma realizada por Piranesi | Crédito: Wikipedia.Una 'vedute' (vista) de Roma realizada por Piranesi | Crédito: Wikipedia.

    Giovanni Battista Piranesi (1720-1778) tuvo claro desde muy joven que su futuro estaba en la arquitectura. Un sueño que logró convertir en realidad con apenas veinte años, aunque paradójicamente en toda su vida sólo firmó las obras de un edificio –una restauración y reforma, además–, las de la iglesia de Santa María del Priorato en la colina romana del Aventino.

    [Relacionado: Los grabados ‘póstumos’ de Rembrandt]

    Y sin embargo, Piranesi construyó miles de edificios, aunque sólo estaban en su cabeza y, más tarde, en los miles de dibujos y grabados que realizó. Un legado impresionante que acabaría por influir de forma decisiva en diferentes corrientes artísticas de los siglos XIX y XX, e incluso en los diseños de decorados de no pocas películas de terror.

    Piranesi nació en la localidad de Mogliano Veneto, al norte de Venecia, y tras recibir su primera educación de su hermano Andrea, quien le instruyó en latín y cultura clásica, un jovencísimo Giovanni se trasladó a la ciudad de los

    Más información »de Piranesi, el creador de "cárceles" imaginarias

Paginación

(460 Historias)