VAMP el avión inflable que podría explorar las nubes de Venus

Northrop Grumman ha propuesto a la NASA un concepto llamado VAMP, consistente en un avión inflable energizado con paneles solares, que podría volar sobre las nubes de Venus. (Crédito: Space.com).
Northrop Grumman ha propuesto a la NASA un concepto llamado VAMP, consistente en un avión inflable energizado con paneles solares, que podría volar sobre las nubes de Venus. (Crédito: Space.com).

Venus es un mundo infernal. Lo que habría podido convertirse en una segunda Tierra si hubiese ocupado el lugar orbital de Marte, es ahora un horno con una temperatura media en superficie de 460ºC, cubierto por densas y eternas nubes de gases invernadero. Sin embargo, aunque parezca mentira, en las capas altas de Venus, lejos de su achicharrante suelo, existe un reducto amigable para la vida que algunos desean sobrevolar. A comienzos de mayo de 2015, la corporación Northrop Grumman anunció un concepto llamado VAMP (Plataforma Maniobrable Atmosférica de Venus), a medio camino entre un avión y un dirigible, que podría hacer realidad el viejo sueño de navegar las capas altas de Venus.

[Relacionado: Así es Venus desnuda]

Una de las grandes ventajas del propuesto VAMP, un desarrollo creado para su participación en el programa de la NASA New Frontiers, es el de su sencillez. Al tratarse de una nave que se infla de forma autónoma, su consumo de energía sería muy bajo, de modo que bastarían unos cuantos paneles solares para activar sus motores de hélice e instrumental. Una nave barata y maniobrable ideal para surcar la densa atmósfera de Venus. ¿Quién da más?

Obviamente VAMP tendría que ser capaz de resistir los vientos atmosféricos venusianos, así como también vérselas con el ácido sulfúrico presente en aquel brumoso planeta, pero los técnicos que han diseñado el presupuesto creen que todo tiene solución. De hecho, si la NASA encuentra la misión lo suficientemente atractiva como para financiarla, creen que podrían tener una nave lista en solo una década.

[Podría interesarte: Vuelo a Venus, la foto adecuada en el momento justo]

De un tiempo a esta parte, varios peces gordos de la industria espacial contemplan a Venus como una alternativa práctica a Marte, en términos de exploración. Y es que Venus está normalmente más cerca de nosotros que Marte gracias su ciclo orbital, mucho más conveniente en cuanto a aproximaciones. Además, su exploración no requiere el diseño de módulos de aterrizaje, ya que cualquier objeto que posásemos sobre el suelo de Venus terminaría por freírse. Sin embargo, a cierta altitud sobre las nubes eternas, existe una fracción con rangos de temperaturas, presión y niveles de radiación, notablemente similares a los de la Tierra.

La idea no es nueva. En 2005 la ESA envió una sonda científica llamada Venus Express al segundo planeta del sistema solar. Cuando finalizó ese año, científicos del SACD (Directorio de Análisis de Conceptos y Sistemas) de la NASA propusieron establecer bases permanentes sobre las nubes de Venus basadas en dirigibles energizados con paneles solares. A aquella propuesta se la llamó HAVOC, y el vídeo que podéis ver sobre estas líneas es una animación de cómo podría ser un viaje tripulado a bordo de uno de esos dirigibles.

VAMP es sin duda un concepto mucho más modesto, no se piensa en enviar humanos sino misiones científicas de medición. Sin embargo los datos que obtuviésemos sobre Venus, si algún día VAMP se hace realidad, podría abrir las puertas a una posterior misión tripulada. ¿Quién sabe? Tal vez un buen día sonriamos al escuchar la vieja canción de Mecano.

[Relacionado: Y si exploramos Venus en dirigible?]

Más información en el blog de Daniel Marín en NAUKAS.

Me enteré leyendo The Verge.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente