Un insólito fenómeno atmosférico: los arcoíris de fuego

Javier Peláez

En las diferentes secciones de ciencia de Yahoo! ya hemos presenciado algunos fenómenos naturales ciertamente curiosos como el "tsunami de nubes" que ocasionalmente se produce en algunas costas como las de Panama City en Florida, o el mar de olas que se forman sobre el volcán Teide en Tenerife, o también aquel momento perfecto que logró el fotógrafo Tommy Eliassen al capturar en una sola imagen la vía láctea, la aurora boreal y el paso de un meteorito.

Pero el que hoy os traemos a 'Astronomía para terrícolas' es sin duda uno de los fenómenos atmosféricos más insólitos y bellos que existen. El término científico exacto es arco circunhorizontal, aunque popularmente se conocen como "arcoíris de fuego" ya que iluminan el cielo como si fuese una gran hoguera multicolor.

No obstante, y aunque el nombre de "arcoíris de fuego" ilustra muy bien su apariencia en el cielo, lo cierto es que si nos atenemos a la realidad deberíamos llamarlos "arcoíris helados" puesto que esa es la verdadera causa de su formación: pequeños cristales de hielo que reflejan la luz del sol.

[Relacionado: Un tornado en el sol]

Es un fenómeno muy poco frecuente ya que requiere de unas condiciones muy especiales para su aparición

.

Para que ocurra necesitamos que el sol esté por encima de las nubes, emitiendo su luz desde lo alto de ellas.

Además requiere que existan nubes del tipo cirros con cristales de hielo hexagonales dispuestos horizontalmente de tal forma que la luz se refracte al atravesarlos creando esa sinfonía de colores en el cielo.

Para dificultar aún más su formación, y al necesitar cirros con cristales de hielo, estos arcos circunhorizontales suelen darse en lugares con temperaturas muy frías, como los países de Europa del Norte, Rusia o Canadá.

Finalmente, estos arcoíris de fuego suelen tener una duración corta, aproximadamente una hora, otra dificultad añadida que convierte a estos fenómenos en sucesos realmente insólitos de presenciar... pero quién sabe, quizá un día se den todas estas condiciones y mirando al cielo descubras uno de ellos.

[Si te gustan las curiosidades en el cielo, no te pierdas: El último tránsito de Venus, o lo ves ahora o ya nunca lo verás]