¿Por qué no viaja el Curiosity hacia el agua marciana?

Imagen tomada por la cámara de alta resolución (HiRISE) de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) y facilitada por la NASA. EFE/Archivo
Imagen tomada por la cámara de alta resolución (HiRISE) de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) y facilitada por la NASA. EFE/Archivo

Si seguís un poco el mundo de la divulgación científica habréis oído que a comienzos de esta semana la NASA ha confirmado la exsitencia reciente de flujos de agua líquida (más bien salmuera) recorriendo la superficie marciana. El orbitador MRO confirmó mediante su espectrómetro la existencia de sales hidratadas en los barrancos de una zona muy cercana al lugar donde se ubica el rover Curiosity (apenas 50 kms). Entonces ¿por qué no enviar a este robot rodando, aunque sea despacito, hasta el punto donde se cree que aflora el agua estacionalmente? La respuesta es, porque lo prohíben los convenios internacionales.

[Relacionado: ¿Hay agua líquida fluyendo en estos momentos por Marte?]

Da un poco de rabia pensar que un robot explorador como el Curiosity haya viajado 225 millones de kilómetros desde la Tierra a Marte, con la intención de determinar si hubo o hay vida en el planeta rojo, y que tenga ciertas zonas cercanas vetadas, pero así es. Hace unos años tuve el placer de entrevistar al especialista en extremófilos Ricardo Amils a este respecto. "¿Por qué no enviar robots exploratorios a las "zonas calientes" de Marte, cuando además se encuentran perfectamente delimitadas?" le pregunté. Su respuesta dejó entrever indisimulada tristeza: "por mi mandaba robots mañana mismo, pero mis amigos los biólogos están muy preocupados con el asunto de la esterilización de esos robots".

Réplica del robot Laboratorio de Ciencia en Marte Curiosity (MSL-Curiosity), una sonda motorizada que trabaja en una misión de exploración en Marte. EFE/Archivo
Réplica del robot Laboratorio de Ciencia en Marte Curiosity (MSL-Curiosity), una sonda motorizada que trabaja en una misión de exploración en Marte. EFE/Archivo

Bien, estoy seguro de que tras este comentario sobre contaminación habréis comprendido por qué el Curiosity no puede acercarse a la zona donde la MRO detectó las afloraciones de agua salada. Sabemos que existen microbios terrestres capaces de sobrevivir en Marte y los métodos de esterilización y descontaminación que se aplican a las naves que van a viajar al planeta rojo no aseguran acabar con el 100% de los gérmenes. Si hay algo que provoca pánico en los astrobiólogos es detectar vida en Marte y que esta haya llegado allí a bordo de nuestros propios robots. Por eso precisamente, hasta que no se de con métodos que aseguren la erradicación total de los minúsculos pasajeros terrestres, las zonas más prometedoras para albergar un ecosistema puramente marciano les están vetadas a los robots.

[Podría interesarte: La NASA quiere transformar los desechos humanos en Omega 3 y plástico]

Planeta Marte
Planeta Marte

Y es que todos los países de la Tierra deben cumplir el Tratado del Espacio Exterior, en aplicación desde 1967. Dicho tratado prohíbe, entre otras cosas, que ningún humano envíe una misión, robot o humano, cerca de una fuente de agua extraterrestre por temor a contaminarla. Y es que tal y como reconoció Rich Zurek, jefe científico de la NASA para el pograma Marte: "nuestros rovers no han sido esterilizados hasta el grado necesario para acudir a un área donde puede existir agua líquida". El temor es pues fundado, y de hecho hay quien se preguntan si no habremos contaminado ya Marte.

¿Pueden los técnicos de la NASA esterilizar por completo al rover Curiosity, aprovechando su cercanía? Lo cierto es que si, podrían bombardear al robot con cantidades enormes de calor y radiación, eso acabaría con cualquier organismo que hubiera sobrevivido al viaje y a la estancia en Marte, pero por desgracia también arruinaría sus circuitos electrónicos, inutilizando al robot. Para evitar problemas como este, la NASA ha comenzado ya a desarrollar robots que puedan emplear impresoras 3D en Marte para construir infraestructuras allí mismo. ¿Os imagináis robots terrestres creando a robots marcianos in situ, a partir de los recursos del planeta rojo? Tal vez no haya que esperar mucho.

[Relacionado: La NASA planea poner humanos en Marte en la década de 2030]

Me enteré leyendo Science Alert.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente