¿Podrían existir dinosaurios avanzados en otros planetas?

Javier Peláez
Astronomía para terrícolas

La pregunta de cómo será la vida fuera de la Tierra ha estado presente desde hace siglos. Sin embargo, con la avalancha de nuevos descubrimientos de planetas fuera del sistema solar esta cuestión ha incrementado las teorías y especulaciones en muchos campos de la astrobiología. En la actualidad, hemos descubierto cientos de planetas fuera de nuestro vecindario estelar, algunos de ellos en zonas donde la vida podría desarrollarse, y parece que ha llegado la hora de preguntarse cómo podría presentarse la vida en esos nuevos mundos.

Evidentemente, hay que advertir que se trata de especulaciones y teorías hipotéticas, pero puede resultar interesante desarrollar algunas tesis e ideas de nuevos escenarios evolutivos.

[Relacionado: Señal Wow! ¿Eran los extraterrestres?]

Una de estas imaginativas posibilidades la dibujaba esta semana el químico Ronald Breslow en un estudio publicado en el Journal of the American Chemical Society, con cuyos datos publicaban un artículo con un título que ha llamado la atención en muchos medios: ¿Podrían dominar otros mundos unos dinosaurios avanzados?

La idea es sencilla. Hace unos 4.000 millones de años los meteoritos que llegaron a la Tierra trajeron consigo los aminoácidos y azúcares básicos en los que se sustenta la vida en nuestro planeta.

Esta lluvia de los bloques esenciales de la vida procedente del exterior es conocida como Teoría de la Panspermia, e inevitablemente nos  lleva a la siguiente pregunta: si ocurrió aquí, ¿podría haber ocurrido en otros planetas?

Formas similares a las desarrolladas en nuestro planeta pudieron evolucionar en otros planetas sin el molesto inconveniente de que un meteorito las extinguiera como ocurrió con nuestros dinosaurios hace 65 millones de años.

De haber seguido la línea evolutiva, la hipótesis nos pondría ante la posibilidad de la existencia de dinosaurios avanzados con una inteligencia y astucia similar a la nuestra.

Sin ir más lejos, hay muchas personas que consideran que en nuestro propio planeta ya existieron estos dinosaurios avanzados, y ponen como ejemplo el Troodon, un dinosaurio que poblaba hace unos 70 millones de años los terrenos de lo que hoy sería Norteamérica.

La hipótesis de dinosaurios inteligentes no solo se ha tratado en la ciencia ficción. Numerosos paleontólogos, como Dale Russel, del Museo Nacional de Canadá en Ottawa, planteaba esta posibilidad y afirmaba que si no se hubieran extinguido por la colisión del meteorito, algunas especies como el Troodon se habrían terminado por erguir sobre dos patas para soportar mejor el peso de su cerebro, lo cual con el paso del tiempo hubiera ayudado al manejo de herramientas y el desarrollo de una mayor inteligencia.

Como decimos, todas estas teorías siguen (y seguirán durante bastante tiempo) siendo tan solo unos modelos predictivos de la evolución en otros planetas. Sin embargo, siempre resulta interesante aplicar algo de imaginación científica a lo que hasta ahora solo han sido ideas para películas de ficción.