Las hipótesis más interesantes sobre las manchas blancas en Ceres

Recreación artística de la sonda Dawn acercándose a Ceres
Recreación artística de la sonda Dawn acercándose a Ceres

Mientras esperamos a que New Horizons termine de llegar a las proximidades de Plutón, la sonda que en estos momentos está copando toda la atención mediática es la viajera Dawn. Se lanzó en septiembre de 2007 y durante estos casi ocho años ha estado revoloteando las inmediaciones del cinturón de asteroides que existe entre Marte y Júpiter. En 2011 ya realizó una impecable labor en el estudio del asteroide Vesta y ahora se encuentra en disposición de aportarnos datos e imágenes de gran valor sobre el planeta enano Ceres.

Hace tan solo unas semanas recordábamos la importancia de la misión a Ceres para comprender algunas cuestiones aún sin respuesta cómo la llegada del agua a nuestro propio planeta. Sin embargo, conforme la sonda se ha ido acercando cada vez más a su objetivo, las imágenes que envía centran el interés de los astrónomos en las brillantes manchas blancas que destacan sobre su superficie.

 

Ceres y una de las manchas blancas en el centro de su superficie
Ceres y una de las manchas blancas en el centro de su superficie

 

Recordemos que hasta la aparición de Dawn, las imágenes que teníamos de este cuerpo eran las obtenidas por el Telescopio espacial Hubble y hay que reconocer que eran bastante pobres. No obstante, y a pesar de su baja resolución, desde hace ya una década que conocemos esas manchas blancas en Ceres puesto que su brillo reluce incluso en las fotografías del Hubble.

Ahora, y con la sonda Dawn acercándose paulatinamente a las inmediaciones de Ceres, la calidad de las fotografías ha ido mejorando. Primero a 84.000 kilómetros de distancia y ahora a menos de 50.000 kilómetros, el trabajo de la sonda comienza a mejorar las capturas y ofreciéndonos una perspectiva más clara de esas zonas.

[Te interesará: Los soleados mares de Titán captados por Cassini]

Todavía no podemos asegurar qué son exactamente esas manchas brillantes, pero recordemos que una de las labores fundamentales de los científicos es realizar hipótesis razonables, aunque posteriormente nuevas evidencias refuten esas ideas. Por tanto, y mientras la sonda encamina sus pasos hacia la resolución del misterio, han surgido diversas opciones de lo que podrían ser. Repasemos cuáles son estas posibilidades porque algunas de ellas son ciertamente interesantes.

Agua

La teoría más extendida entre los expertos es que Ceres es un planeta con un alto porcentaje de agua. Ya sea en estado sólido o en vapor de agua que escapa a través de sus numerosos cráteres, las posibilidades de que, bajo la fría superficie, exista un gran mar de agua parecen altas.

Las estimaciones que tenemos hasta ahora muestran que aproximadamente un tercio del volumen de Ceres podría estar compuesto de hielo. Esta gran cantidad de agua estaría distribuida en forma de capas bajo su superficie y es posible que una de esas capas sea líquida.

Las manchas que se observan brillantes en las fotografías de Dawn podrían corresponder a grandes lagos helados sobre los cráteres e incluso algunos especulan que podría estar en estado líquido en la superficie reflejando la luz del Sol.

Sales

Otra de las posibles explicaciones al brillo de estas regiones en la superficie es la acumulación de compuestos minerales ricos en sal que reflejan poderosamente la luz que reciben.

Para explicar el alto albedo de estas regiones algunos investigadores han propuesto que la superficie de esos cráteres esté cubierta por una capa de minerales con alta refracción a la luz. Eso explicaría la diferencia de brillo respecto a otras zonas más oscuras del planeta enano.

Criovolcanes

Es la opción más fascinante de todas las propuestas y haría las delicias no solo de los astrofísicos que siguen la misión sino también de otros científicos como los astrogeólogos que ya no verían a Ceres como un cuerpo inerte sino como un campo de estudio mucho más amplio.

 

Criovulcanismo en Ceres
Criovulcanismo en Ceres

No es una idea extravagante si tenemos en cuenta que en otros cuerpos como Encélado, Tritón o Europa se dan estos procesos geológicos. Se trataría de movimientos magmáticos, similares a los que suceden en la Tierra, pero al ocurrir en cuerpos con muy bajas temperaturas tendríamos expulsiones al exterior de otro tipo de compuestos como vapor de agua, nitrógeno o metano.

[Te interesará: Ceres pronto nos ayudará a comprender cómo llegó el agua a nuestro propio planeta]

Lo curioso de estas hipótesis es que no son incompatibles entre sí y podríamos estar ante una mezcla de todas ellas. También es fascinante la idea de que se trate de algo totalmente diferente y desconocido. A los científicos generalmente no les importa equivocarse puesto que la posibilidad de encontrarse ante algo aún más sorprendente e imprevisible les gusta más que encontrar algo que ya sospechaban.

Conforme Dawn vaya acercándose a Ceres tendremos más información y confirmaremos si alguna de estas hipótesis era la correcta, si todas lo son o por el contrario, si nos hallamos ante algo aún más asombroso.

[Si te ha interesado este artículo debes saber que la NASA está probando un prototipo de robot ‘espachurrable’ con la vista puesta en Titán]

 

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente