Terry Lovejoy, el hombre que lleva los cometas en los genes

Astronomía para terrícolas

Durante las últimas semanas muchos de nosotros hemos estado atentos a las peripecias del cometa ISON, desde su prometedora aproximación a la Tierra hasta el incierto perihelio que terminó fragmentando su núcleo de roca y hielo al pasar junto al Sol. Pero como os decíamos por estas mismas fechas el año pasado, este 2013 es un año fascinante para la observación de comentas… algunos lo llamaron el año de los cometas, y a pesar de la pequeña decepción de ISON, no se equivocaron porque ya tenemos a la vista un nuevo visitante… Lovejoy C/2013 R1. Como se suele decir “El rey ISON ha muerto, viva el nuevo Rey…”

La mejor manera de observar este nuevo cometa que ya es visible en el hemisferio norte, unas horas antes de que el Sol comience a aparecer en el horizonte. ¿Qué debéis hacer para observarlo? Como siempre la recomendación de buscar un lugar lo más apartado de la contaminación lumínica de las ciudades y localizar la franja de cielo que existe entre dos estrellas fácilmente reconocibles: Vega y Arturo.

Pero seguro que a muchos de vosotros ya os suena familiar el nombre de Lovejoy… incluso alguno recordará que un cometa Lovejoy pasó hace aproximadamente dos años y del que ya hablé en este mismo blog en diciembre de 2011. ¿Qué ocurre? ¿Es el mismo Lovejoy? ¿Es otro cometa Lovejoy? Si no son el mismo… ¿Por qué se llaman igual?...

[Relacionado: Adiós a ISON, el cometa que se acercó demasiado al Sol]

Todas estas preguntas tienen una respuesta en común: un australiano que lleva la mayor parte de su vida mirando al cielo. Su nombre es Terry Lovejoy y la fascinación por contemplar el espectáculo celeste ha estado presente en su familia desde más de cien años…casi se podría decir que este aficionado a la astronomía lleva los cometas en sus genes.

En la imagen superior podemos ver a Terry Lovejoy en el jardín de su casa en Brisbane junto a un pequeño telescopio Celestron Schmidt–Cassegrain de tan solo 7.9 pulgadas, lo que equivale aproximadamente a unos 20 centímetros. Con este instrumento, muy popular entre los astrónomos amateurs, Terry ha conseguido descubrir (y por tanto bautizar) cuatro cometas importantes en apenas unos años.

En agosto del 2000 un amigo suyo, Gordon J. Garradd, descubrió un nuevo objeto celeste al que se denominó 61342 Lovejoy en su honor. Fue el primer Lovejoy, y aunque no lo detectó él, ya llevaba su nombre casi prediciendo lo que iba a llegar…

Y así, en 2007 Terry descubrió su primer cometa, el Lovejoy C/2007 E2 que abriría la veda para una caza que parece no tener límites… Apenas unos meses después, también en 2007 volvió a conseguirlo con el Lovejoy C/2007 K5. Hace dos años, en 2011 ya os contábamos las andanzas de su tercer cometa, el Lovejoy C/2011 W3 y, hace tan solo unas pocas semanas, en septiembre de este mismo 2013, Terry nos presentaba su último descubrimiento: el Lovejoy C/2013 R1 que es precisamente el que en estos momentos podemos disfrutar en nuestros cielos.

[Te va a gustar: Una maravillosa conjunción fotográfica: tormenta solar, cometa y Tierra]

Terry lleva observando el cielo desde que era un niño y lo más fascinante de esta historia es que nos remonta más de un siglo en el tiempo cuando su abuela, en 1910, contempló el magnífico paso del célebre cometa Halley y cuando apenas tenía cinco años le contaba historias sobre el cielo y las estrellas.

Su padre también asistió a otro gran cometa en 1965 y mientras Terry creció, le animaba a mirar por el telescopio casero que la familia tenía en Brisbane.

Con tan solo doce años ya era capaz de distinguir una gran cantidad de estrellas y constelaciones y en 1978 su pasión se desbordó cuando conoció la noticia de que un aficionado como él, David Seargent, había descubierto un cometa con una gran cola. Desde aquel día, y con apenas doce años tomó la determinación de que algún día él descubriría también un gran cometa…

Terry tiene ahora 47 años y bien podemos decir que ha cumplido su sueño de sobra, lo que a buen seguro no será obstáculo para que continúe saliendo al jardín de su casa cada noche en busca de nuevos cometas.

[Si te ha interesado este artículo, no te pierdas: “La asombrosa vida, muerte y resurrección del cometa Lovejoy” (el cometa de 2011)]

Más información:

Sobre el nuevo cometa Lovejoy podéis encontrar fantásticas imágenes casi diariamente en la sección fotográfica de El Universo hoy. Por supuesto, no le perdáis la pista a Manu Arregi que desde su blog El Navegante siempre tiene noticias frescas sobre astronomía. Para saber más sobre Terry Lovejoy lo mejor es pasarse habitualmente por la comunidad de aficionados astrónomos de Australia (Ice in Space) en la que es uno de los más activos miembros.