La sequía en Titán, 1.000 años sin llover

Javier Peláez
Astronomía para terrícolas

Terminamos por fin una larga sequía que ha dejado sin una gota de agua a gran parte del sur de Europa y sin embargo, si miramos fuera de nuestras fronteras terrestres, tenemos que reconocer que en nuestro propio vecindario solar existen lugares que lo tienen mucho peor que nosotros como por ejemplo Titán.

Un nuevo estudio presentado por astrónomos durante la última Conferencia sobre Ciencia Planetaria y Lunar en Texas ha desvelado que en algunas partes de esta gran luna de Saturno apenas llueve una vez cada mil años.

Titán es un lugar realmente fascinante. Salvando las evidentes diferencias, podríamos decir que es una especie de Tierra paralela que muestra a su manera muchas de las singularidades de nuestro propio planeta.

Al igual que nosotros es el único lugar en el Sistema Solar en el que existen costas, canales, ríos, lagos y mares, una interesantísima geografía fruto de su atmósfera, una intensa mezcla de nitrógeno e hidrocarburos. Además, Titán también es único, al igual que la Tierra, puesto que posee una atmósfera densa que ofrece una original meteorología: nubes, vientos y también lluvias.

Sorprende comprobar lo poco que conocemos nuestro propio Sistema Solar. Hasta hace tan sólo unas décadas ni siquiera sabíamos que ese halo amarillento que envuelve esta luna es en realidad una atmósfera, más densa incluso que la de la Tierra. Fue en 2004, con la llegada a Saturno de la sonda espacial Cassini-Huygens, cuando comenzó la revolución de datos e imágenes con las que los astrónomos pudieron dar un salto de gigante en el conocimiento de Titán. Desde entonces hasta hoy, muchos de los misterios que envolvían la gran luna de Saturno han empezado a desvelarse.

En julio de 2006 se publican por primera vez en la Revista Nature los resultados de un estudio realizado por astrónomos de la Universidad del País Vasco que alegaban que los canales y cañones de Titán eran fruto, al igual que en la Tierra, de la lluvia y del viento.

Los investigadores, Ricardo Hueso y Agustín Sánchez-Lavega, afirmaban en su trabajo que en Titán llovía, aunque estos chubascos eran algo especiales puesto que no se trataba de agua sino de metano. La propia Nature publicaba el artículo con el llamativo título de "¡Está lloviendo metano!" (It's raining metane)

El metano en Titán se comporta de manera similar al agua aquí en la Tierra: forma nubes y cuando se condensa descarga una lluvia que llena los canales y cuencas de la superficie con un material negro y viscoso que fluye formando grandes charcos, ríos y lagos.

El 14 de enero de 2005, la sonda Huygens se separó de su compañera de viaje Cassini y llevó a cabo una de las proezas aeronáuticas más sonadas de la historia al aterrizar con éxito en la superficie de Titán. Desde allí la sonda pudo comprobar in situ los canales y cañones lunares, aunque se los encontró secos puesto que el metano se filtra bajo el suelo de titán, igual que lo hace el agua aquí en la Tierra.

De todos modos, al hablar de la lluvia de Titán y a la luz de los nuevos informes de esta semana, hay que tener en cuenta que las precipitaciones en esta luna son realmente alocadas.

Según el investigador principal, Ralph Laurenz, pueden pasar cientos de años entre lluvia y lluvia, pero eso sí... cuando llueve cae un auténtico chaparrón que deja incluso metros de metano líquido fluyendo por la superficie de Titán.

No obstante y a pesar de estos nuevos estudios, las lluvias en Titán aún son un fenómeno desconcertante. Según Laurenz en los polos de esta luna, y en tan sólo un periodo de 100 días, podríamos observar hasta cinco tormentas con un 50% de posibilidades de que llueva, mientras que en otros lugares de Titán pueden pasar siglos sin que caiga una sola gota de líquido.

Como vemos, no cabe duda de que Titán es un lugar asombroso y uno de los cuerpos más interesantes de todo el Sistema Solar. Una luna que a buen seguro nos deparará grandes sorpresas en un futuro muy próximo.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines