La NASA se prepara para el “abordaje” de un asteroide

Hace unas semanas el popular diario humorístico 'The Onion' publicaba una de sus habituales noticias-chiste titulada "La NASA anuncia sus planes para enviar a un hombre a Cleveland en autobus"... evidentemente, se trataba de un artículo sarcástico que bromeaba con la delicada situación económica que actualmente está atravesando la Agencia Espacial Estadounidense.

Sin embargo, es un chiste que no se aleja tanto de la realidad puesto que en estos momentos, después del recorte en sus presupuestos y de la retirada de los transbordadores espaciales, lo cierto es que la NASA, hoy por hoy, no tiene capacidad de enviar astronautas mucho más allá de sus fronteras.

[Relacionado: Detectan por primera vez la luz de un planeta rocoso]

Por eso, cada anuncio que realizan los americanos sobre planes espaciales es recibido con gran escepticismo tanto por los medios especializados como por el público en general, que están viendo cómo la agencia que hace poco lideraba la conquista del espacio tiene que compartir protagonismo con otras más modestas y con menos historia, e incluso por iniciativas privadas que están consiguiendo retos hasta hace unos años impensables.

La NASA se está quedando atrás. Quizá por ello cada cierto tiempo anuncia algún plan espectacular en un intento de volver a retomar el pulso de su actividad, su prestigio y sus ambiciones del pasado.

El nuevo anuncio, como otros que ya realizados, parece demasiado arriesgado: "La NASA comienza el entrenamiento del astronauta Tim Peake para una futura misión tripulada a un asteroide". El objetivo de la misión sería posarse sobre el asteroide y permanecer en su superficie hasta un total de 30 días recogiendo muestras y estudiando el origen del sistema solar.

[Relacionado: Viajaremos a Júpiter a buscar vida en sus grandes lunas]

Viajar hasta un asteroide, aterrizar y realizar estos experimentos supondría una misión realmente impresionante que necesitaría de una duración aproximada de un año, algo para lo que los astronautas deberán prepararse a conciencia.

El primer paso de este proyecto ha sido comenzar el entrenamiento de Peake en las impresionantes instalaciones del laboratorio submarino de la Agencia Nacional para el estudio de la Atmósfera y el Océano de los Estados Unidos (NOAA). Se conoce como AQUARIUS y es el sueño de Julio Verne hecho realidad.

AQUARIUS es un laboratorio submarino situado a 20 metros de profundidad en las aguas de Florida y NASA lo utiliza para preparar a los astronautas en condiciones similares a la falta de gravedad. Gracias a esta maravilla tecnológica, los astronautas pueden estar bajo el agua varios días sin salir a la superficie.

Sin embargo, todo este anuncio no ha levantado la espectación que muchos podrían pensar. Incluso en algunos medios califican el proyecto de mera ciencia ficción... y no les falta razón.

Hay que tener en cuenta que la idea de visitar un asteroide queda muy lejos de la realidad económica de la NASA que, incluso en las mejores situaciones y con buenos presupuestos, no podría afrontar este reto hasta dentro de al menos 20 años.

[Si te ha gustado este artículo, seguro que te interesa: Vesta no es un asteroide, es un bebé planeta]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente