La NASA se pone las pilas... nos vamos a Marte

Astronomía para terrícolas
NASA inicia el camino hacia Marte

La NASA está empezando a ver la luz. Después unos tiempos oscuros en los que su presupuesto se vio recortado año tras año, después de haber retirado su programa de transbordadores y de haberse quedado sin ni siquiera poder enviar astronautas al espacio, por fin comienza a dar signos de lo que debe ser una Agencia espacial. Y es que la NASA se había convertido en algo casi burocrático, con misiones en órbita baja y olvidando el verdadero objetivo que tenía cuando se creó: La NASA está aquí para asombrarnos. Esa debería ser su finalidad, hacer cosas asombrosas.

Hace tan solo unos días, y aprovechando la expectación de los medios por el éxito de Rosetta y Philae, la Agencia hacía públicos sus planes para enviar una misión tripulada a Marte para la década de 2030. El anuncio venía acompañado de otro esperado proyecto: Pisar por primera vez un asteroide, posiblemente a mediados de la década de 2020.

El anuncio y la misión llevaban muchos años en la despensa y esto estaba impacientando a mucha gente que, como el mítico Buzz Aldrin, empezaban a lanzar mensajes cada vez más directos a los responsables e ingenieros de la NASA.

 

Buzz Aldrin mostrando la camiseta Mueve el culo hasta Marte - Steve Jurvetson Flickr CC

Y en esta ocasión los anuncios vienen acompañados de algo más que palabras porque ayer mismo se lanzaba con éxito ORION, la primera versión de la nave interplanetaria que nos llevará al planeta rojo y en la que también está colaborando la ESA con el trabajo del módulo de servicio de la nave.

Después de un día de retraso debido al viento y al fallo de las válvulas que regulan el paso de hidrógeno y oxígeno a los tanques del cohete Delta IV Heavy, ayer la primera misión de la Orión se realizó con éxito despegando desde las instalaciones de Cabo Cañaveral y aterrizando sin problemas cuatro horas y medias después en aguas del Pacífico a unos mil kilómetros de las costas de California.

 

Infografía del ORION - NASA

Orión significa mucho para la NASA. En primer lugar porque es la primera vez después de muchas décadas que una nave destinada a llevar personas alcanza 5800 kilómetros de altura. Hasta ahora los aficionados a la carrera espacial debíamos conformarnos con viajes hasta la ISS o al Hubble, situados como mucho a 300 kilómetros de altitud.

[Relacionado: ¿Hay agua líquida fluyendo en estos momentos por Marte?]

Para ser su primera actuación y su presentación en sociedad, la nave Orión ha cumplido con todas las expectativas. En tan solo 17 minutos ya estaba en órbita y, tras alcanzar la altitud establecida y haber recorrido casi 100.000 kilómetros, se preparó para la reentrada a un 80% de la velocidad con la que entraría en la atmósfera si volviera realmente de Marte.

Pero todavía quedan muchos pasos por delante. Para empezar, el cohete. Aunque en esta ocasión se ha utilizado un potente Delta IV Heavy con tres gigantescos tanques y 70 metros de altura, la misión a Marte necesita más… Y es aquí donde entra el otro gran proyecto de NASA: El SLS, Space Launch System.

 

Recreación artística del futuro lanzamiento del SLS - NASA

Una vez superada la cancelación del programa Constelation, los ingenieros de NASA se pusieron a trabajar en el lanzador que un proyecto de estas características requiere. Mayor y más potente que el gigante Saturno V que nos llevó a la Luna en la década de los ’60, el SLS comenzará (si todo va como es debido) sus primeras pruebas en un par de años y realizará el primer vuelo conjunto con la Orión en 2021.

[Relacionado: Encuentran evidencias de una línea costera en Marte]

Para que os hagáis una idea aproximada, este es el plan de ruta que nos llevará a Marte en algún momento a mediados de la década de 2030:

  • 2017: Primer vuelo del lanzador SLS
  • 2021: Primera misión conjunta SLS y nave ORION
  • Primeros años de la década de 2020: Primeras misiones tripuladas a bordo de la ORION
  • Mediados de 2020: Primera misión tripulada a un asteroide
  • Década de 2030: Primera misión tripulada a Marte.

Sobre el papel la misión, al menos en sus términos, parece clara, sin embargo aún quedan incontables e importantes detalles por ajustar: Selección y preparación de los astronautas, versiones más ajustadas y seguras de la ORION en las que ya está trabajando la empresa Lockheed Martin, muchas más pruebas y mejoras del lanzador SLS, el propio traje de los astronautas, el sistema de entrada en Marte del que ya hablamos hace unos meses…

Docenas de elementos que deben ir encajando hasta llegar a esa huella histórica en el planeta rojo. Aun así, y a pesar de todo lo que queda por delante, hoy por fin podemos decir que el viaje ha comenzado…

[Si te ha interesado este artículo, échale un vistazo aVolvemos a Marte con MAVEN”]

 

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines