La NASA consigue capturar en imágenes al asteroide "la Bestia"

Astronomía para terrícolas

El 23 de abril de este año, técnicos de la misión NEOWISE descubrieron un asteroide de unos 325 metros de diámentro, poco antes de que pasara relativamente cerca de nuestro planeta. El máximo acercamienzo se dió a comienzos de este mismo mes de junio, cuando pasó a 1,25 millones de kilómetros (o algo más de tres veces la distancia Tierra-Luna). Dado el potencial destructivo de la roca, a pesar de que se llamara oficialmente 2014 HQ124, la prensa comenzó a referirse a este asteroide por el sobrenombre de "la Bestia". Ahora, gracias a un trabajo reciente de los técnicos del JPL, hemos podido ponerle "cara" a este NEO.

[Relacionado: Una roca del tamaño de un autobús pasó cerca de la Tierra a primeros de mayo]

Al margen de la truculencia de los 2.000 megatones de TNT que liberarían su caída a la Tierra (en comparación, la bomba de Hiroshima tenía una potencia destructiva de "sólo" 0,01 megatones) esta roca tiene una peculiaridad que la hace muy interesante para los científicos: se trata de un objeto doble.

Las 21 imágenes tomadas con radar durante un paríodo de cuatro horas y media, muestran en efecto que el asteroide podría haberse formado por la unión de dos objetos. El nivel de detalle conseguido es tan bueno, que en las imágenes se pueden apreciar rasgos de solo 3,75 metros de tamaño. Los datos revelaron además que el citado asteroide es un objeto alargado e irregular que mide al menos 370 metros de largo en el mayor de sus ejes.

Los datos conseguidos por radar del asteroide 2014 HQ124 se obtuvieron el pasado 8 de junio de 2014 mientras el asteroide pasaba a distancias comprendidas entre los 1,39 y los 1,45 millones de kilómetros de la Tierra.

[Podría interesarte: El radar español para detectar basura espacial resulta ser mejor de lo que se esperaba]

La mayoría de las imágenes de radar se obtuvieron desde la antena Goldstone de la NASA (de 70 metros de diámetro), la misma que se emplea para comunicarse con las naves que se encuentran en el espacio profundo. Sin embargo, para obtener datos de mejor calidad, las primeras cinco imágenes de la secuencia resultante se obtuvieron mediante la colaboración del equipo de Goldstone con otro equipo situado en el Observatorio de Arecibo, Puerto Rico.

Por lo que puedo leer, para esas cinco primeras imágenes las emisiones de radar se hicieron desde Goldstone, mientras que su eco se recepcionó en Arecibo. El resto de las imágenes con las que se montó la secuencia de vídeo (las siguientes 16), son notoriamente de peor calidad y se lograron empleando únicamente la antena de Goldstone, desde donde se gestionó tanto la emisión como la recepción del radar.

Los técnicos del mítico JPL (Laboratorio de Propulsión a Chorro) de la NASA, incluso han subido un montaje de vídeo a su canal de Youtube (imagen superior) mostrando la secuencia completa de las 21 tomas de radar. Cada una de las 21 imágenes con las que se elaboraron el vídeo representan 10 minutos de datos.

[Relacionado: Los ultrasonidos prueban que el meteorito ruso fue el más grande del último siglo]

Me enteré leyendo la nota de prensa del JPL.