Líquenes, los verdaderos supervivientes del espacio

Miguel Artime

En 2008, unos investigadores enviaron a la Estación Espacial Internacional una caja del tamaño de una maleta, cargada con compuestos orgánicos y organismos vivos, simplemente para comprobar sus reacciones al espacio exterior.

Para su sorpresa, algunas de esas formas de vida sobrevivieron sin problemas al viaje. Obviamente, los resultados dieron un importante "empujón" a aquellos que piensan que la vida pudo provenir del espacio exterior. Y de paso puso en jaque a las empresas cosméticas que fabrican protectores solares.

[Relacionado: ¿Y si nosotros somos los marcianos?]

La culpa de este interés repentino en el espacio por parte de Coppertone o Nivea se lo debemos a los líquenes, esos organismos simbióticos que surgen por la alianza estratégica entre un hongo y un alga. Y es que en aquella maleta viajaba - entre otros organismos - un líquen que sobrevivió durante 18 meses a la exposición directa al espacio.

Cuando los científicos regresaron a sus laboratorios, algunos de aquellos líquenes simplemente "despertaron" y continuaron creciendo.

Al contrario que los astronautas, que cuentan con infinidad de medidas protectoras en sus trajes para sobrevivir unas pocas horas a las hostiles condiciones del espacio, aquellas bacterias, semillas, líquenes y algas fueron expuestas en el exterior de la ISS sin ninguna protección, simplemente se las fijó a una bandeja.

[Podría interesarte: ¿Podrían existir dinosaurios avanzados en otros planetas?]

Tal y como cuenta René Demets, de la Agencia Espacial Europea que supervisó aquel experimento: "Estamos explorando los límites de la vida".

Nuestra atmósfera actúa como un traje espacial para el conjunto de la Tierra, absorbiendo los dañinos rayos ultravioleta y estabilizando las temperaturas. Sin embargo, las muestras expuestas al espacio abierto en la ISS se enfrentaron directamente al poder del sol sin filtro alguno, y a unos cambios brutales de entre -12 y más de 40 grados, por cada órbita terrestre.

Y aún así, cuando regresaron a la Tierra en 2009, algunos de aquellos organismos demostraron su dureza, no solo sobreviviendo sino continuando con su crecimiento normal. Los resultados del estudio posterior acaban de publicarse en un número especial de la revista Astrobiology.

Como explica René: "Algunos entraron en una especie de estado durmiente, a la espera de mejores condiciones futuras".

Esta increible capacidad de los líquenes para sobrevivir a altísimos niveles de rayos UV es lo que ha despertado el interés de la industria cosmética, que espera descubrir qué es lo que permitió que estos líquenes sobrevivieran 18 meses a la exposición al espacio abierto.

[Podría interesarte: La NASA y la idea de vida extraterrestre en Marte en 1975]

Tal vez pronto veamos un nuevo compuesto en nuestros bronceadores, que le debamos al humilde liquen.

Otros encantados con los "poderes" de estos organismos son los defensores de la panspermia. Cualquiera les niega ahora la posibilidad de que la vida haya llegado a bordo de un asteroide.

Para probar esta teoría, que parece ganar adeptos gracias a los líquenes, próximamente la ESA enviará nuevas muestras orgánicas a las estación espacial para continuar "explorando los límites de la vida".

Me enteré leyendo World-Science.