GOCE, el primer satélite que puede detectar terremotos desde el espacio

Tuvo casi un año de retraso. Problemas económicos, problemas en el cohete que debía transportarlo, problemas de ingeniería… el lanzamiento del satélite GOCE (Explorador de la Circulación Oceánica y de Gravedad) fue un cúmulo de pequeños contratiempos que finalmente se saldaron con su puesta en órbita en marzo de 2009.

Aun así, y a pesar de sus titubeantes comienzos, la misión de la sonda GOCE está convirtiéndose en una de las más exitosas y lo que en un principio iban a ser solo dos años de vida útil, van ya por el doble y sigue enviando datos interesantes.

[Relacionado: ¿Se pueden predecir los terremotos?]

La misión de la ESA ya nos deslumbró en su día al obtener el modelo más preciso que tenemos hasta el momento del campo gravitatorio de la Tierra. Su exactitud en los datos permitirá la mejora de numerosas investigaciones científicas y también aplicaciones prácticas como su uso en GPS.

Pero lo que más ha sorprendido a los científicos es que el satélite GOCE se ha convertido en el primer instrumento capaz de detectar terremotos desde el espacio.

Los terremotos crean ondas sísmicas que se propagan a través de la Tierra. Sin embargo, si se trata de grandes seísmos, la superficie del planeta vibra generando ondas de sonido que también se extienden hacia arriba a través de la atmósfera.

[Te interesará: ¿Están conectados los grandes terremotos?]

Se cumplen dos años del gran terremoto y posterior tsunami en Japón y precisamente esta semana, un nuevo estudio científico demuestra que las ondas de sonido provocadas por el seísmo de 2011 se llegaron a sentir desde el espacio gracias a los instrumentos hipersensibles de gravedad a bordo del satélite GOCE.

Ha sido algo inesperado porque en un principio la misión GOCE no estaba planeada para registrar terremotos desde el espacio. No obstante, para llevar a cabo sus mediciones gravitatorias el satélite incluye algunos aparatos de gran precisión que le permiten mantener con enorme exactitud una órbita estable. Entre estos instrumentos de navegación se encuentra un software que, cuando detecta alguna alteración genera impulsos consiguiendo retomar nuevamente la órbita.

Cuando los científicos han repasado los datos de navegación del GOCE han comprobado con sorpresa que detectó las ondas del terremoto de Japón, convirtiéndose así en el primer satélite capaz de registrar un gran seísmo desde fuera de la Tierra.

En la web oficial de la Agencia Espacial Europea, Rafael García, del Instituto de Investigación en Astrofísica y Planetología, ha afirmado que estos nuevos datos del satélite GOCE han conseguido que “los sismólogos estén especialmente emocionados ya que hasta el momento eran, virtualmente, los únicos científicos de la Tierra sin un instrumento espacial que pudiera compararse directamente con los que se utilizan en tierra. Con esta nueva herramienta pueden empezar a mirar hacia el espacio para comprender qué ocurre bajo sus pies”.

[Si te ha interesado este artículo, te gustará: LandSat, 40 años mirando un planeta cambiante]

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente