Gingrich quiere una base en la Luna para dentro de 8 años

El 25 de mayo de 1961, en una sesión conjunta del Congreso y del Senado de los Estados Unidos, el presidente John Fitzgerald Kennedy sorprendió a propios y extraños prometiendo algo impensable: "Antes de acabar esta década, pondremos un hombre en la Luna".

Un año después, en septiembre de 1962, en la Universidad de Rice, volvió a comprometerse a conquistar la Luna en uno de los discursos más famosos de la Historia: "We choose to go to the moon". "Elegimos ir a la luna y hacer otras tantas cosas, no porque sean fáciles sino porque son difíciles".

En julio de 1969 Neil Armstrong se convertía en el primer ser humano en llegar hasta la Luna, cumpliendo así la promesa que en su día realizara el ya fallecido presidente Kennedy.

Pero míranos ahora... aquí estamos, algo más de 50 años después y con la carrera espacial estancada por culpa de la falta de presupuesto y los recortes que la mayoría de las Agencias Espaciales están soportando durante estos años de crisis.

Y llegan las elecciones en Estados Unidos y fíjate por donde, el candidato republicano Newton Gingrich, que pretende ser el próximo presidente, afirma en unas explosivas declaraciones que si es elegido tendremos una base en la Luna para 2020.

Gingrich explicó que desde pequeño se sintió fascinado por toda la aventura que significó la conquista del espacio y que pretende recuperar ese espíritu que llevó a las misiones Apolo a conquistar la Luna. Por ello, promete que si es elegido presidente y para el final de su segundo mandato (es decir, en unos 8 años) los humanos tendríamos una nueva casa en la Luna. Una base lunar permanente en nuestro satélite para el 2020.

Pero el candidato va aún más lejos y en el mitin electoral realizado durante la campaña de Florida ha asegurado que llevará a los Estados Unidos a un nivel espacial impensable, incluyendo actividades comerciales cerca de la Tierra, investigaciones científicas e incluso tareas turísticas.

Evidentemente, hay que poner todas estas declaraciones en su contexto real y es ahí donde vienen los problemas.

Por muchas promesas cumplidas que el Presidente Kennedy consiguiera hace 50 años y por muchos sueños espaciales que tenga el ahora candidato Newt Gingrich, la dura realidad parece que en esta ocasión puede más que los anhelos lunares.

Tenemos que recordar que actualmente la NASA ha visto recortado su presupuesto severamente, muchos de sus proyectos están en peligro de desaparecer y que, tras la despedida del programa de transbordadores, ni siquiera puede poner un astronauta en el espacio, ya que para ello tiene que utilizar las viejas pero fiables Soyuz rusas.

Llevar de nuevo un hombre a la Luna es muy costoso y necesitaría de un cohete que hoy por hoy (y a pesar de los planes futuros para el SLS) la NASA no tiene, así que... ¿construir una base permanente en la Luna?

A muchos nos parece que Gingrich ha exagerado mucho las posibilidades espaciales con la que actualmente cuenta su país. Ni estamos en la década de los 60 ni él es John F. Kennedy.

No obstante, ojalá me equivoque. Total, 8 años pasan pronto y en 2020 yo estaré encantado de rectificar si lo ha conseguido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente