Empresa canadiense patenta ascensor espacial hinchable

Representación artística de la torre inflable de lanzamiento ideada por Thoth Technology.
Representación artística de la torre inflable de lanzamiento ideada por Thoth Technology.

La idea lleva décadas rondando las mentes de escritores de sci-fi, ingenieros y aficionados al espacio. Construir un elevador que permita vencer parcial o totalmente a la gravedad, y que se eleve como ninguna otra construcción humana. El problema, obviamente, ha sido siempre dar con un material capaz de soportar esas fuerzas, aunque el hallazgo de candidatos prometedores como el grafeno o los nanotubos de carbono ha "reverdecido" el proyecto. Y sin embargo, una empresa canadiense llamada Thoth Technology acaba de patentar un desarrollo "hinchable" con el creen ser capaces de erigir torres de 20 kilómetros de altura (es decir hasta la estratosfera) desde la cual lanzar naves al espacio ahorrando un tercio de los costes actuales.

[Relacionado: VAMP el avión inflable que podría explorar las nubes de Venus]

El primero en imaginar el elevador espacial fue el científico ruso Konstantin Tssiolkovsky, ya en 1895, inspirado por la visión de la Torre Eiffel en París. Casi un siglo más tarde el novelista Arthur C. Clarke recuperaría el concepto en su obra "Las fuentes del paraíso", en la que describía un montacargas basado en un enorme cable anclado al suelo que alcanzaba el espacio exterior.

Construir una estructura como la que imaginó Clarke requeriría contar con un cable de 35 kilómetros de largo, algo a todas luces imposible con los materiales existentes. Para mantener algo así en pie, sin riesgo de que colapsase sobre la Tierra, haría falta anclarlo a un asteroide pequeño que se mantuviese en órbita.

Detalle de la plataforma de lanzamiento ubicada en lo alto de la torre ideada por la empresa canadiense.
Detalle de la plataforma de lanzamiento ubicada en lo alto de la torre ideada por la empresa canadiense.

[Podría interesarte: La NASA le dispara cohetes (y espectaculares fotos) a la aurora]

¿Pero cómo ha vencido esta empresa a los impedimentos técnicos que tradicionalmente han frenado esta clase de proyectos megalomaniacos? En primer lugar reduciendo la escala. La torre propuesta por la empresa canadiense se elevaría "sólo" más de 20 veces por encima del rascacielos más alto en la actualidad, el edificio Burj Khalifa de Dubai (830 metros de altura).

En comparación al sueño de Clarke, la idea de Thoth Technolgy, empresa con sede en Ontario, es modesta, y sin embargo - de llevarse a cabo - acarrearía un ahorro significativo. Además, la tecnología necesaria ya está a nuestro alcance, ya que según la patente podría alcanzarse la altitud de 20 kilómetros apilando módulos inflables.

Los elevadores, podrían ascender y descender bien fuera por la superficie exterior de la torre, o bien por el interior. Lanzar naves al espacio desde la estratosfera reduciría considerablemente la resistencia que la atmósfera ejerce sobre los cohetes tradicionales, lo que provocaría un considerable ahorro en combustible, cifrado en un tercio del costo actual de poner carga útil en órbita.

[Relacionado: Blue Origin, el sueño de volar el espacio por “poco” dinero]

Me enteré leyendo Yahoo! y Telegraph

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente