El sol a punto de intercambiar sus polos (y el mundo no se acabará)

Astronomía para terrícolas

Un budista te diría que todo en la vida es cíclico, y lo cierto es que a esa tendencia se apunta hasta nuestro astro rey, el sol. Por si no lo sabíais la actividad solar se rige por ciclos de 11 años, donde las manchas solares tienen por cierto bastante que ver. ¿Y sabes qué? El ciclo está a punto de completarse, lo cual implicará por cierto que nuestra estrella sufrirá un cambio de polaridad. O si lo prefieres "en cristiano", su polo norte se convertirá en el sur, y viceversa.

[Relacionado: Nueve cosas obvias sobre el sol que a lo mejor te sorprenden]

¿Debemos preocuparnos? Pues no, de hecho como digo el ciclo solar se repite durante 11 años y hasta el momento no hemos sufrido catástrofes en cadena. Conviene aclarar esto porque estoy convencido de que más tarde o más temprano alguien intentará asustaros diciendo que se os caerá un satélite en la cabeza, que el sol os achicharrará más de la cuenta o que los GPS te llevarán a China cuando lo que pretendías era ir a Chinchilla (Albacete).

Así pues "Don't panic", las posibilidades de sufrir problemas en la Tierra son verdaderamente pequeñas. Y ya de paso aprovechemos para conocer algo más sobre el ciclo de actividad solar. A través de su ciclo undecenal la actividad del sol va generando una "migración" de manchas solares de lo más curioso. De hecho el ciclo comienza cuando se generan las primeras manchas (que en realidad son regiones activas en las que se produce una intensa actividad magnética) cerca del ecuador de la estrella. Luego las manchas comienzan a expandirse hacia los polos, lo que provoca un debilitamiento de los campos magnéticos del sol.

Finalmente, cuando los polos llegan al "cero" rebotan intercambiando el norte por el sur y el proceso comienza de nuevo. De hecho si nos ajustamos a esta inversión en la polaridad, deberíamos decir que en realidad el ciclo solar completo dura 22 años, ya que hacen falta dos inversiones polares para volver al punto de inicio.

[Podría interesarte: Encuentran dos estrellas con un contenido en plomo diez mil veces superior al del sol]

Por si fuera poco, los ciclos solares undecenales no son idénticos en intensidad. De hecho la actividad solar durante el último, que comenzó en 2003, ha sido más débil que en el anterior, lo cual parece la tónica durante los últimos 30 años. ¿Nos encontramos en un ciclo de ciclos debilitantes (valga la redundancia), o será el próximo ciclo más fuerte que el que ahora se completa? No lo sabemos, pero los científicos no le piensan quitar el ojo (electrónico) de encima, por lo que esperamos que en en los próximos años (o décadas) el misterio se desvele.

Otra de las curiosidades es que resulta imposible predecir el momento exacto en que se producirá el cambio de polaridad. De momento solo sabemos que el proceso ya se ha iniciado y que de hecho ahora mismo tenemos dos polos sur en el sol. Si quieres más información al respecto te recomiendo leer este artículo de la NASA publicado en 2003 en el que se explicaba que en aquel momento había dos polos norte solares.

Por lo que he podido leer en un artículo de Steve Williams para el Care2.com , el cambio de polaridad solar no será algo por lo que debamos preocuparnos sino que en realidad será una oportunidad magnífica para disfrutar aún más de la belleza sin par de ese fenómeno natural al que llamamos aurora boreal.

Williams cree que este próximo mes de diciembre las auroras serán aún más hermosas de lo que siempre son. Por si no recordáis como se genera este fenómeno, deciros que las bellas luces de las auroras boreales son el resultado del choque de las eyecciones de masa solar contra la magnetosfera de la Tierra. En este fenómeno las partículas cargadas procedentes del Sol entran en contacto con el campo magnético de nuestro planeta y chocan con los átomos de oxígeno y nitrógeno convirtiendo la noche en un espectáculo de luces de colores.

[Relacionado: ¿Cómo será la muerte de nuestro Sol? La visión de Ron Miller]

Fuentes consultadas: 1, 2 y 3.