El Radar español para detectar basura espacial resulta ser mejor de lo que se esperaba

Astronomía para terrícolas

He de confesar que cuando conocí la noticia de que España estaba desarrollando en Madrid un radar experimental muy avanzado, lo primero que me vino a la mente fue una pareja de la guardia civil controlando la velocidad de los coches en el tráfico de la M40… Sin embargo, en realidad nos encontramos ante un proyecto muy interesante que se lleva realizando en nuestro país desde hace unos años y que implica una tecnología radar muy precisa para detectar basura espacial desde la Tierra.

El problema de la chatarra espacial se está convirtiendo en un verdadero quebradero de cabeza y actualmente las cifras oficiales calculan que existen más de 100.000 objetos de más de un centímetro orbitando nuestro planeta, entre los que también se incluyen algunos satélites ya en desuso y más de 16.000 escombros procedentes de lanzamientos espaciales y etapas de cohetes.

Hace unos días la película de Alfonso Quarón se alzó como la gran ganadora de la ceremonia de los Oscars y gracias a esta cinta, el público en general se ha hecho una idea más aproximada del riesgo que suponen todos estos objetos espaciales viajando a velocidades orbitales.

[Relacionado: Naves remolcadoras para limpiar la chatarra espacial]

Además el asunto se agrava con el denominado “Síndrome de Kessler” por el cual la colisión entre estas partículas y restos espaciales crea nuevos escombros, multiplicando el riesgo de colisión exponencialmente. Un diminuto fragmento puede impactar a gran velocidad contra otros trozos de chatarra o con satélites en funcionamiento, afectando a su operatividad y creando nueva basura espacial a su paso…

Para atajar este problema se han propuestos muchas y muy variadas soluciones, pasando por algunas muy imaginativas, pero lo principal y más acuciante es detectar y localizar todos los fragmentos que sea posible.

El nuevo sistema de radar se enmarca en el Programa para el Conocimiento del Medio Espacial (SSA) de la Agencia Espacial Europea (ESA) y se asignó hace cuatro años por un presupuesto de 4.7 millones de euros a la empresa tecnológica española Indra Espacio que durante este tiempo ha trabajado en colaboración con el Instituto Fraunhofer de Física de Alta Frecuencia y Técnicas de Radar (FHR).

[Relacionado: Landsat, 40 años mirando un planeta cambiante]

Ahora han comenzado el periodo de prueba y en palabras de Gian Maria Pinna, responsable del programa SSA de la ESA podemos afirmar que el radar español ha sorprendido con su precisión: “Durante los test de aceptación nos dimos cuenta de que este radar tenía unas prestaciones excelentes. Aún no hemos terminado la calibración del sistema, una tarea que llevará varios meses, pero ya somos capaces de detectar objetos más pequeños y más alejados de lo previsto

En estos primeros días de pruebas el Radar, aún sin calibrar totalmente, ha sido capaz de detectar con exactitud varios satélites como el GOCE, el Swarm o el propio LANDSAT 5 que tiene unos 3.5 metros de longitud y orbita a más de 530 kilómetros de la Tierra.

Hasta el momento el sistema de detección ha funcionado perfectamente incluso con objetos de apenas un metro de tamaño, y los responsables del proyecto estiman que cuando esté totalmente calibrado será capaz de localizar fragmentos de apenas 10 centímetros.

[Si te ha interesado este artículo, te gustará: Un español triunfa en la red con su mapa de impactos de meteoritos]