El misterio del fantasma en la Estación Espacial

Astronomía para terrícolas

Durante todos estos años navegando, leyendo y escribiendo en internet si hay algo útil que he aprendido es a tener paciencia y no juzgar demasiado rápido. Las noticias llegan con una velocidad pasmosa y la actualidad nos obliga a dar respuesta a todo tipo de comunicados, notas de prensa, imágenes e incluso rumores. Si te dejas llevar por las prisas muchas veces terminarás informando sin el rigor y la precisión requerida.

En Cuaderno de Ciencias nos hemos hecho eco de diversas noticias de este tipo, pero siempre con la tranquilidad y los datos como guía, descubriendo así que las luces extrañas no son extraterrestres y que en muchas ocasiones aplicando la Navaja de Occam, la respuesta más simple suele ser la correcta.

Precisamente esto es lo que ha pasado con determinados medios que durante estos días se han precipitado al juzgar una imagen procedente de la Estación Espacial Internacional, y sobre todo con algunas webs y blogs pseudocientíficos que rápidamente comenzaron a especular sobre su origen.

[Te interesará: Desvelando el misterio de las llamas eternas]

La fotografía la realizó el pasado 10 de octubre el astronauta de la NASA, Mike Hopkins, publicándola sorprendido en su cuenta de twitter. Aunque reconocía no saber exactamente lo que era, Hopkins apuntaba a que se podía tratar de los restos en las capas altas de la atmósfera de un lanzamiento desde Tierra. “He visto un lanzamiento al espacio hoy. No estoy seguro de lo que es pero la nube que ha dejado detrás ha sido fascinante” ('Saw something launch into space today. Not sure what it was but the cloud it left behind was pretty amazing').

La imagen corrió como la pólvora por la red y algunos foros y tabloides sensacionalistas comenzaron a especular con las más exóticas y fantasmagóricas explicaciones al misterio… Los rumores no duraron mucho puesto que a las pocas horas, se conocía la solución y efectivamente se trataba de un lanzamiento. Más concretamente de un ICBM, es decir, un misil balístico intercontinental.

[Relacionado: Reconvertir misiles balísticos para lanzar ayuda humanitaria]

Su propio compañero de ISS, el astronauta italiano de la Agencia Espacial Europea, Luca Parmitano daba con la clave del asunto publicando en su twitter otra fotografía del evento: "El lanzamiento de un misil visto desde el espacio: una sorpresa inesperada!"

Desde Russian strategic nuclear forces se daban todos los detalles del lanzamiento ese mismo día 10 de octubre a las 17:39 (hora de Moscú) de un misil Topol/SS-25, uno de los primeros ICBM desarrollados en los tiempos de la guerra fría y que aún están operativos en la actualidad.

Sea por su buen rendimiento o por la actual situación económica, lo cierto es que Rusia ha decidido prorrogar la vida útil de estos antiguos misiles y para ello está realizando pruebas y lanzamientos en los últimos meses.

La estela dejada por el lanzamiento de este gigante de casi 30 metros y más de 45 toneladas de peso fue también fotografiada desde la base militar de Kazajistán y zanja la cuestión del espectro gaseoso que atemoriza a los ocupantes de la ISS.

[Si te ha interesado este artículo no te pierdas: Desvelado el misterio del objeto submarino en el Mar Báltico]

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines