El cohete Falcon 9 de SpaceX explota en el lanzamiento

Astronomía para terrícolas
Momento exacto de la explosión del Falcon 9

En nuestra época hemos aceptado los viajes espaciales como algo normal, casi rutinario… y nada más lejos de la realidad. Escapar de la gravedad de nuestro planeta y conseguir poner en órbita satélites o telescopios sigue siendo un gran desafío para los ingenieros de las diversas agencias espaciales de todo el mundo.

El ejemplo más claro de esta dificultad la pudimos comprobar en directo con el lanzamiento del último cohete Falcon 9 de Space X. Miles de aficionados a la ciencia nos encontrábamos reunidos alrededor de la retransmisión mediante streaming cuando, transcurridos tan solo 2 minutos y 19 segundos del despegue, pudimos comprobar, alucinados y en riguroso directo, cómo el cohete explotaba en el aire y en un instante se convertía en humo y polvo disperso entre las nubes. Se encontraba a 44.9 kilómetros de altura y viajaba a 4723 km/h.

Afortunadamente el cohete no transportaba tripulación pero el presenciar su gran estallido fue algo que dejó impresionados a todos los que lo pudimos ver en directo. Es más, incluso desde el propio set del Falcon Launch Control enmudecieron durante varios minutos, dejando en silencio la transmisión que terminó cerrándose antes de lo previsto.

El Falcon llevaba más de 1800 kilos de material e instrumental destinado a la Estación Espacial Internacional, entre los que se encontraba el IDA-1 (International Docking Adapter), un sistema de atraque que serviría de adaptador para que diferentes cápsulas pudiesen acoplarse a la ISS.

[Te interesará: ¿Sabes cómo funciona la máquina más poderosa del mundo?]

Es el segundo envío de material y provisiones que se pierde rumbo a la Estación en tan solo unos meses, después de que en abril se perdiese también la carga de una cápsula rusa progress M-27M que, tras tener fallos de telemetría, quedó sin control y terminó destruida en su reentrada en la atmósfera.

Causas de la explosión.

A los pocos minutos de la explosión tanto Space X como NASA se apresuraron a comenzar las tareas de investigación para dilucidar los posibles errores y anunciaron una conferencia de prensa para dos horas más tarde. Se trataba tan solo de una aparición pública para dar la cara ante lo sucedido pero era demasiado pronto para afirmar la causa de la explosión.

 

Imagen con la telemetría del cohete en el momento de la explosión

Han pasado 36 horas desde la explosión del Falcon y las causas comienzan a estar más claras. Aunque aún no se ha confirmado oficialmente, la mayoría de los expertos (tanto de NASA como de Space X) apuntan a un fallo en la presión de los tanques de oxígeno líquido de la segunda etapa del cohete.

Luces y sombras en Space X

Como os podéis imaginar, las imágenes y el video del momento de la explosión se han convertido en virales y sus reproducciones se cuentan por millones, lo cual ha dado pie a un sinfín de críticas y comentarios que en su mayor parte no se corresponden con la realidad de la empresa propiedad de Elon Musk.

 

El despegue del Falcon parecía normal y todos los indicadores estaban en verde

Comencemos por el principio.

En algunas webs y sobre todo en twitter muchos han mostrado su preocupación por el posible desabastecimiento que puede sufrir la estación internacional a causa de los errores consecutivos de la progress y el falcon. Sin embargo es una alarma innecesaria ya que las necesidades de los astronautas a bordo de la ISS están cubiertas y en tan solo dos días (el 03 de julio) se lanzará una soyuz con una cápsula progress (M-28M) que llevará un nuevo cargamento a la estación espacial.

Por otro lado también han surgido voces críticas sobre el trabajo realizado por Space X y el funcionamiento de sus célebres cohetes Falcon 9, y es aquí donde debemos hacer especial hincapié en lo injustas que son estas críticas.

Sí, es cierto que este Falcon 9 (CRS-7) ha explotado de manera espectacular haciendo añicos casi dos toneladas de material, pero no podemos olvidar que este mismo cohete lleva ya 19 misiones a sus espaldas en las que la inmensa mayoría ha sido un éxito. En total, y desde junio de 2010, Space X ha llevado a cabo 18 misiones con sus dos versiones de Falcon (Heavy y F9), incluidas 7 misiones de abastecimiento a la ISS, y hasta este momento todas habían sido un éxito: 18 misiones en verde, 1 en rojo.

Es por tanto el primer error grave que Space X comete en la misión de abastecimiento que NASA le ha encomendado. Por otro lado, y respondiendo a quienes pusieron en duda la confianza de hacia SpaceX tras la explosión, los responsables de comunicación de NASA fueron contundentes y publicaron un comunicado de apoyo a la empresa de Musk tan solo unos minutos después del suceso: NASA Administrator Statemente on the loss of SpaceX CRS-7.

[Relacionado: El Falcon 9 se vuelve a estrellar en su difícil aterrizaje (Video en HD)]

Mención aparte merece el nuevo sistema de aterrizaje y reutilización del Falcon 9 que Space X está llevando a cabo y que hasta el momento lleva tres fracasos de tres intentos. En primer lugar debemos tener en cuenta su dificultad: Una vez que la misión se ha completado con éxito, los ingenieros de Space X quieren recuperar, sana y salva, la etapa principal del cohete Falcon 9 mediante el aterrizaje vertical en una plataforma flotante.

Es una operación arriesgada y novedosa que podría abaratar en gran medida el coste de los lanzamientos espaciales y, aunque aún no ha dado los resultados esperados, hemos de reconocer que no están tan lejos de conseguirlo.

Hasta el momento, se han realizado tres intentos: los dos anteriores intentos habían terminado de manera estrepitosa y este último Falcon, evidentemente, ni siquiera ha aterrizado.

Pero hay que recalcar que la maniobra de recuperación de la etapa principal del Falcon mediante ese aterrizaje vertical es tan solo un añadido final que no interviene en las misiones que, hasta ahora, se habían realizado con total eficacia.

Estamos viviendo una época histórica en la que por primera vez iniciativas particulares comienzan sus primeros pasos en la exploración aeroespacial. Las críticas, si son constructivas, tienen siempre cabida, el resto y observando bien los datos, son tan solo fruto del desconocimiento de la realidad.

[Si te ha interesado este artículo, te recomendamos: Podría haber una segunda Tierra a solo 13 años luz de distancia]