Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines

Pedos en el espacio, un problema más peligroso de lo que parece

Javier Peláez
Astronomía para terrícolas
20 de marzo de 2014

Debo confesar que por mucha imaginación que le pueda echar al tema de la astronomía o de la carrera espacial, jamás se me hubiera ocurrido pensar en un tema como éste. Es cierto que los ingenieros espaciales deben tener en cuenta hasta el más mínimo detalle al preparar una misión, pero lo que publica esta semana Discovery va más allá de lo que a cualquiera se le hubiera pasado por la cabeza al pensar en un campo tan fascinante como es la exploración espacial.

Y es que, aquí en la Tierra, el problema de los malos olores parece tener fácil solución abriendo durante unos minutos la ventana. Incluso si te ves en la incómoda situación de estar encerrado en un ascensor con estos malos efluvios rodeándote, la cuestión termina solucionándose al llegar al piso seleccionado y saliendo rápidamente por la puerta.

Pero en el espacio todo tiene un plus de dificultad y de peligrosidad…

Los pedos, no lo olvidemos, son inflamables. Están compuestos mayoritariamente por hidrógeno (H2) y metano (CH4), y os aseguro que esto es algo que no quieres tener flotando en una pequeña cápsula cerrada y presurizada en medio del espacio… El fuego es uno de los mayores enemigos al que te puedes enfrentar en el espacio.

[Relacionado: ¿Cómo sacan la basura los astronautas de la ISS?]

Aun así, el problema no es algo sobrevenido o que haya aparecido por sorpresa en estos días: Ya desde los más tempranos inicios de la carrera espacial, esta bomba de relojería en forma de gases intestinales fue objeto de estudio y análisis en los primeros astronautas.

Discovery hace referencia a un artículo publicado a finales de la década de los años ’60 del siglo pasado en donde se analizaba el tipo de dieta de los astronautas en relación a las flatulencias que producía… La idea era encontrar un equilibrio en la alimentación y evitar los gases en los participantes de las misiones Gemini.

Curiosamente, este estudio de 1969 se centró en las cantidades de metano que los astronautas “emitieron” durante una semana y descubrió que la dieta que suministraban a los astronautas en aquellos tiempos era demasiado abundante en alimentos que más tarde fermentaban y producían gases.

Desde entonces hasta ahora, las dietas de los astronautas son rigurosamente controladas y están diseñadas para evitar al máximo los alimentos que tienden a producir más flatulencias…

[Te interesará: NASA prepara el primer estudio en el espacio de astronautas gemelos]

Para finalizar y como nota de humor a este “asunto tan serio”, mientras escribía este post me he encontrado por sorpresa con una de las relaciones más surrealistas entre pedos y espacio que podáis imaginar…

Al parecer, en el año 2000 alguna mente brillante pensó que todos estos gases, no solo pueden ser un peligro para la carrera espacial, sino que de alguna forma podrían incluso fomentarla… Así que, ni corto ni perezoso, un inventor estadounidense llamado Michael F. Zanakis patentó un sistema de lanzamiento de misiles por gas. Un ingenio que era capaz de recoger los gases emitidos por el colon, almacenarlos y utilizarlos para lanzar un misil al espacio… como veis, hay gente que convierte los problemas en soluciones, o al menos lo intenta…

[Si te interesan las curiosidades sobre astronautas quizá te preguntes ¿Cómo pagan sus impuestos los astronautas desde el espacio?]

Referencias científicas:

Calloway DH, Murphy EL. “Intestinal hydrogen and methane of men fed space diet” Life Sci Space Res. 1969;7:102-9 (1969) PMID: 12197533

Discovery Magazine “Flashback Friday: Farts: an underappreciated threat to astronauts.” Seriously, Science?