¿Hasta qué año se mantendrá en funcionamiento la Estación Espacial Internacional?

Astronomía para terrícolas

La estación espacial internacional no va a durar para siempre, y eso es algo que queda patente cada vez más a menudo. De hecho, en los primeros módulos, que ya tienen casi 15 años y que por tanto cuentan con tecnología obsoleta, los tripulantes emplean la mayor parte del tiempo en labores de mantenimiento y reparación.

[Relacionado: Imaginación, ingeniería casera y un cepillo de dientes para arreglar la ISS]

Sin embargo, en tanto siga habiendo un suministro de estas piezas, el problema no llegará a ser dramático. Por desgracia, en el horizonte se divisan ya algunos obstáculos que obligarán a repensarse su utilidad, habida cuenta del dinero que cuesta mantenerla en órbita.

Recientemente en un artículo publicado por CBSnews, el director de la parte estadounidense del programa de la ISS, Michael Suffredini, de la NASA, hablaba sobre las posibles fechas de "finiquito" de la estructura.

Suffedini tranquilizó los ánimos diciendo que la estrucutra fue diseñada originalmente para que durase 30 años, por lo que debería ser fácil llegar hasta el año 2020 manteniéndola operativa. En tanto no veía tan claro que pudiese sobrevivir hasta 2028, ya que para esa fecha se esperan daños graves en los paneles solares que suministran la necesaria electricidad.

De momento, Boeing, el primer contratista de la ISS por parte de la NASA está realizando un análisis detallado de ingeniería para verificar los módulos bajo control estadounidense. El resto de los bloques involucrados en la ISS (Japón, Canadá, Rusia y la ESA) están así mismo realizando estudios similares con sus módulos.

[Podría interesarte: Cosas que aprendimos del espacio gracias a Chris Hadfield]

El reto al que se enfrentan los ingenieros es ciertamente formidable. Hay que imaginar una estructura de casi 420.000 kilos, orbitando la Tierra a una altura de 400 kilómetros, moviéndose a 8 kilómetros por segundo y soportando cambios en la temperatura de hasta 260 ºC a medida que pasa de la noche al día, y de nuevo a la noche. (Los astronautas ahí arriba ven amanecer 15,6 veces cada día).

La ISS es en realidad el producto de fusión de varias estaciones espaciales concebidas inicialmente como proyectos en solitario, y consta de dos "trenes" compuestos por diversos módulos acoplados linealmente entre sí, que a su vez se interconectan formando una "T" a través del segmento central ITS S0.

Todas estas estructuras se expanden y contraen con cada paso del día a la noche, así que podemos imaginar la fatiga y el estrés (tanto térmico como mecánico) al que se han visto sometidos los materiales que componen la ISS desde su lanzamiento, en algunos casos hace casi 15 años. Por no hablar del antes citado problema con la productividad de los paneles solares, siempre decrecientes (los rusos usan ya de hecho parte del voltaje captado por los paneles estadounidenses), así como los fallos informáticos (los chips de los ordenadores comienzan a perder memoria).

La pregunta entonces debería ser ¿merece la pena comenzar a planificar como sobrevivir a 2020 y alargar su funcionamiento hasta 2028? Suffredini cree que habrá que esperar a ver como se comporta la estructura antes de invertir tiempo y dinero una vez se supere el listón del año 2020, aunque es optimista. Otros en cambio no ven con buenos ojos lo que consideran una especie de derroche.

Sin ir más lejos aquí en España, algunos divulgadores, como el conocido físico Manuel Lozano Leyva sostienen que, desde el punto de vista científico (no confundir con tecnológico) la propia existencia de la ISS es un disparate, puesto que en estaciones anteriores como la Skylab ya había quedado claro que los experimentos científicos que podían realizarse a bordo, y sus aplicaciones, no implicarían descubrimientos revolucionarios. Ciertamente en este aspecto debemos darle la razón.

[Relacionado: Más cerca de un café decente en la ISS]

¿Y vosotros que creéis? ¿Merece la pena el esfuerzo económico que supone tener hombres permanentemente en el espacio?

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines