Arte secreto

Enclaves para recibir al solsticio de verano

Stonehenge, salida del sol en el solsticio de verano | Crédito: Wikipedia.

Año tras año, con la llegada del solsticio de verano (en el hemisferio norte, de invierno en el sur) no faltan quienes deciden realizar un curioso "peregrinaje" hasta distintos enclaves del planeta que parecen "conectados" de forma especial con este momento del año.

[Artículo relacionado: La Villa de Adriano, ¿un lugar de culto al Sol?]

Sin duda alguno el más famoso es el círculo megalítico de Stonehenge, al que acuden todos los años miles de personas con la esperanza de presenciar el "fenómeno" luminoso que se produce —si el clima británico lo permite— cuando el Sol del amanecer surge entre las enormes piedras 'sarsen'.

Sin embargo, muchos otros lugares a lo largo y ancho del planeta tienen el "honor" de protagonizar "efectos luminosos" de este tipo.

En Francia, el ejemplo más conocido es sin duda el de la catedral de Chartres. Allí, en el interior del impresionante templo gótico, se encuentra en el suelo una baldosa con una orientación distinta a las otras y además atravesada por un clavo.

Cada año, coincidiendo con el solsticio de verano, un rayo de luz atraviesa la vidriera dedicada a San Apolinar e incide exactamente sobre el clavo presente en la baldosa.

Vitral con la vida de San Apolinar, en Chartres | Crédito: Wikipedia.

Este singular "reloj solar" fue construido a comienzos del siglo XVIII por Claude Etienne, entonces canónigo de la catedral, con la finalidad de establecer el mediodía local en el solsticio de verano, y con esa información, ajustar los relojes del templo.

Aunque el caso de Chartres no "esconde" ningún mensaje sagrado, en otros casos sí ocurre lo contrario. Un buen ejemplo es el templo románico de Santa María de Obarra, en el prepirineo oscense.

Allí, cada año se repetía el mismo fenómeno con la llegada del solsticio de verano: los primeros rayos del Sol naciente atravesaban la ventana del ábside de la cabecera, formando un potente haz de luz que impactaba justo en el centro del altar.

El "espectáculo" luminoso fue sin duda buscado por los constructores para reforzar el mensaje de los oficios litúrgicos, aunque en la actualidad parece que ya no se produce, al haberse cegado con alabastro el vano por el que penetraba la luz solar.

Puesta de sol desde Segeda en el solsticio de verano | Crédito: Universidad de Zarago …Donde sí continúa produciéndose el particular espectáculo solsticial es en la provincia de Zaragoza, y más concretamente en el yacimiento celtibérico de Segeda, cerca de Calatayud.

Allí un grupo de arqueólogos descubrió en el año 2003 una plataforma compuesta por dos muros de grandes dimensiones y sillares de hasta 500 kilos de peso. Dicha plataforma resultó ser parte de un santuario celtibérico —el primero identificado y relacionado con una urbe—, que además estaba orientado astronómicamente.

El catedrático de prehistoria Martín Almagro Gorbea y el astrónomo Manuel Pérez Gutiérrez realizaron numerosas mediciones en el enclave y las introdujeron en un software de simulación astronómica. El resultado fue sorprendente.

Descubrieron que el ángulo formado por los muros señalaba claramente al cercano cerro de la Atalaya, pero también a la puesta de Sol en el solsticio de verano hacia el año 200 a.C., probable fecha de la construcción.

Para confirmar estos datos, el equipo se desplazó el 21 de junio de 2009 hasta el lugar, presenciando in situ el espectacular fenómeno, tal y como explicó en su día Francisco Burillo, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza y director de las excavaciones.

Además de la alineación de la plataforma con el solsticio de verano, los expertos han descubierto también otras llamativas alineaciones astronómicas que ponen de manifiesto que el enclave de Segeda pudo servir como calendario lunisolar.

Si bien en Segeda no se reúnen grandes aglomeraciones para "recibir" al solsticio —no está de más recordar que es un yacimiento arqueológico todavía en estudio—, otros enclaves sí logran atraer a miles de personas, como sucede en Stonehenge.

[Relacionado: Cada 21 de marzo se produce el 'Milagro' de la luz]

Esta también el caso de las ruinas de Tiahuanaco, en el altiplano boliviano, donde cada 21 de junio (coincidiendo con el solsticio de invierno en el hemisferio sur) se congregan miles de personas entre turistas y miembros de la etnia aymara, incluyendo al presidente boliviano, Evo Morales.

La célebre 'Puerta del Sol' de Tiahuanaco | Crédito: Wikipedia.

Los arqueólogos han determinado que gran parte de las construcciones de Tiahuanaco fueron dispuestas siguiendo alineaciones astronómicas, y coincidiendo con solsticios y equinoccios, el Sol realizaba "juegos de luz" en la puerta de acceso al recinto.

En la actualidad los aymaras se reúnen allí durante el solsticio de invierno (nuestro solsticio de verano) para presenciar la salida del astro rey y celebrar el 'willkakuti' o Año Nuevo aymara, que arranca precisamente el 21 de junio.