Arte secreto

Dólmenes y menhires en templos cristianos

Durante los primeros siglos del cristianismo fue una práctica habitual erigir los nuevos templos en enclaves donde hasta entonces había habido antiguos santuarios paganos.

[Artículo relacionado: ¿Por qué hay laberintos en algunas catedrales?]

Esta "reutilización" se producía fundamentalmente por dos razones. Por una parte, a los nuevos fieles les costaba menos adaptarse desde el culto anterior, pues el nuevo santuario sustituía al que ya conocían y que tenía para ellos una significación especial.

Por otro lado, este acto de "sustitución" simbolizaba el triunfo de la nueva fe sobre la antigua.

El célebre Mont Saint-Michel, en Francia | Crédito: Wikipedia.

Esa misma suplantación se produjo también en relación con algunas festividades paganas, como la del Sol Invictus, que fue sustituida por la Natividad, o el culto al dios Jano, que coincidía con los solsticios y que fue sustituida por la de los dos san Juan (el Bautista y el Evangelista).

Por todas estas razones, no es extraño descubrir que bajo los cimientos de algunos templos cristianos se encuentran restos de antiguos santuarios de carácter pagano.

Así, se piensa que en el lugar donde hoy se levanta el célebre Mont Saint-Michel (Francia) pudo haber antiguamente un santuario dedicado a Belinus o Belenus, una divinidad celta identificada con Apolo.

En otros casos esta suplantación resulta mucho más evidente, pues los constructores dejaron "huellas" del pasado pagano del lugar.

[Te puede interesar: Origen de la Vía Láctea, el "acertijo" de Tintoretto]

Uno de los ejemplos más significativos en este sentido lo encontramos en la ciudad vieja de Le Mans ('Le Vieux Le Mans'). Allí, sobre la antigua colina donde nació la población, se levantó la hermosa e imponente catedral de Saint-Julien.

El singular menhir de la catedral de Le Mans | Crédito: Wikipedia.En una de las esquinas del edificio, los turistas no avisados se sorprenden al encontrar, pegado a la pared del edificio, un imponente menhir de más de tres metros y medio de altura y una base de 1,30 metros.

La colina donde se asienta la catedral albergó en tiempos antiguos un oppidum (una fortificación) celta perteneciente a la tribu de los aulercos cenomanos que habitaron la zona desde el 1.000 antes de nuestra era.

Sin embargo, mucho tiempo antes (hacia el 5.000-4.000 a.C.) el lugar ya estuvo poblado. Y es precisamente de esa remota época prehistórica de la que dataría el menhir cobijado entre los muros de la catedral.

Según varias fuentes, la hermosa mole de piedra rosa fue colocada donde se encuentra hoy durante la construcción de la catedral en tiempos medievales. Pero antes del actual hubo otros templos cristianos.

El primero fue una iglesia del siglo VI levantada entre el menhir y un dolmen (este último se conservó hasta 1778, cuando un clérigo poco tolerante logró que se destruyera, cansado de las supersticiones que existían en torno al megalito).

Más tarde, en 1060, el obispo Vulgrin decidió construir un nuevo edificio respetando tanto el dolmen como el menhir. Sin embargo, pocos años después el edificio se derrumbó y hubo que construir una nueva catedral, que se consagró en el año 1120.

Menhir junto a la iglesia de Rudston, en Inglaterra | Crédito: Wikipedia.La presencia de un menhir y un dolmen en la colina indica que el lugar ya era considerado sagrado por los primitivos pobladores. Y en la actualidad todavía perviven numerosas tradiciones en torno a la "mágica" piedra.

Según una de ellas, en función de las condiciones de luz el menhir recuerda a la figura de un gigante vestido con túnica, una ilusión óptica causada por las hermosas vetas que tiene la piedra.

Muchos turistas se acercan hoy hasta él en busca de la buena suerte que, según la leyenda, concede a quien lo toca. Y muchas mujeres acuden para introducir un dedo en alguno de los orificios de la piedra, pues la tradición asegura que favorece la fertilidad.

[Quizá te interese: Vidrieras: el "milagro" de la luz transformada]

Siglos atrás el menhir tuvo una cruz colocada en su parte alta —según la leyenda colocada por el propio Saint-Julien—, pero hoy no queda rastro de ella. Lo más lógico es que aquella cruz pretendiera simbolizar la victoria del cristianismo sobre el antiguo culto pagano.

Por curioso que resulte, este no es el único ejemplo de "reutilización" de elementos paganos de este tipo en templos cristianos.

En Rudston, en el East Riding de Yorkshire (Inglaterra), la iglesia de la localidad todavía conserva un gran menhir —el mayor de Reino Unido— en el cementerio anexo al templo.

Por otra parte, en España tampoco faltan algunos ejemplos. Uno de los más significativos está en Cangas de Onís, donde se levanta la iglesia de la Santa Cruz.

Iglesia de la Santa Cruz, en Cangas de Onís | Crédito: Wikipedia.

[Te puede interesar: Cada 21 de marzo se produce el milagro de la luz]

Este templo cristiano, datado en la primera mitad del siglo VIII, se levantó sobre el dolmen existente en un montículo artificial, y hoy es visible a través de una abertura practicada en el suelo del recinto.

Suscríbete a nuestros blogs:

[X]

Cómo subscribirse

Abra cada sección para suscribirse utilizando Añadir a Mi Yahoo o feeds Suscribirse al RSS.

Yahoo Noticias ofrece docenas de feeds RSS que puede leer in Mi Yahoo o usando un software lector de noticias RSS de otro proveedor. Haga clic aquí para más información sobre RSS y cómo puede usarlo con Yahoo Noticias.

Autores/perfiles de blogs