Un documental denuncia la contaminación marina

En las últimas semanas se ha puesto en marcha un proyecto de crowdfunding – financiación popular – para poder grabar un documental de naturaleza muy interesante por varios motivos. El primero de ellos, por el objetivo conservacionista que persigue: concienciarnos sobre los peligros de la contaminación de los océanos. Y también sobre la conexión existente entre las distintas regiones del planeta, y cómo los actos que realizamos en ciertos puntos reverberan sobre todo el globo.

El segundo, por el modo en que pretende rodarse, en el que se huye de los métodos tradicionales de este tipo de películas. No escucharemos a ningún narrador, salvo en pequeños momentos. Se compondrá de imágenes de la vida natural en un ecosistema muy concreto y excepcionalmente bello, y se contrapondrán imágenes del efecto que los seres humanos estamos teniendo, de manera indirecta, sobre él.

El documental se titula “Midway” (puedes verlo justo encima de esto texto), nombre que recibe por el lugar donde se está grabando. Se trata de las Islas Midway o Atolón de Midway. Son un conjunto de tres islas, rodeadas de una barrera de coral, situadas en el Pacífico Norte. El nombre se les puso ya que están a mitad de camino (midway en inglés) entre el archipiélago de Hawaii y Japón.

Estas islas están situadas en mitad del vórtex de basura del Pacífico. Debido a la circulación de las aguas en este océano, la mayoría de la basura que se vierte al mar en la costa oeste americana termina en esta zona, donde la corriente provoca un giro. Y allí se queda, flotando y provocando problemas para la fauna.

El caso es especialmente grave en aves. El atolón de Midway es una zona de cría muy importante de avifauna. Hasta el punto de que se le ha concedido la categoría de Reserva Integral para Fauna Salvaje, una de las figuras de protección más altas en las leyes estadounidenses.

A esta zona se le ha dado el nombre de Gran Isla de Basura. Aunque este término tiene mucho impacto, es incorrecto. En realidad, no existe tal isla. Los desechos, principalmente de plástico, acaban desembarcando en las playas de estas islas. Como las aves no son capaces de reconocerlas como desperdicios, se las comen y acaban muriendo.

La mayoría de las imágenes sobre fauna que se ven en el tráiler muestran este efecto. Se pueden ver estómagos de animales muertos rellenos de tapones, restos de botellas y otros productos plásticos. Casi todos son albatros, la especie más común y representativa de esta isla. Resulta especialmente impactante ver restos de polluelos muertos, de los que no queda más que el nido, huesos, y una gran bola central de elementos de plástico.

Parece que la campaña de financiación de este proyecto va por buen camino y ya han conseguido recaudar una parte importante del dinero necesario. Esperemos que consigan su propósito, que el documental pueda grabarse y que ayude a mostrar que nuestros actos tienen graves consecuencias en el mundo natural. Que se pueden y se deben gestionar mejor los desechos. Y que aprendamos a generar menos, que sería lo que de verdad solucionaría el problema.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente