Un adolescente ucraniano pone sobre la pista de un hallazgo a científicos canadienses

Un término que utilizamos muy a menudo cuando se tratan noticias sobre biología es el de naturalista. Y a pesar de usarse tanto, resulta bastante difícil de definir. Un ejemplo de a lo que nos referimos con esto es el caso de un adolescente ucraniano que, a pesar de no tener grandes conocimientos académicos, ha ayudado a un equipo de investigación canadiense a detectar un hallazgo curioso.

Kirill Dudko, de 14 años de edad, es un enamorado de la biología marina. Y un claro ejemplo de lo que entendemos por naturalista. Dada su corta edad, todavía no ha cursado estudios de biología o ecología marina. Sus conocimientos vienen de pasar una gran cantidad de horas revisando vídeos en internet sobre este tema, y colgándolos en su canal de YouTube.

La pasada semana, mientras revisaba las imágenes captadas por una sonda de profundidad perteneciente a un proyecto de investigación canadiense, detectó un hecho curioso. Mientras contemplaba el comportamiento de un curioso animal marino, apareció otro y se lo comió. Para los científicos este hecho, que se puede observar durante pocos segundos, pasó desapercibido Pero no para Kirill.

Al darse cuenta del suceso, contactó con el centro responsable del estudio. En el correo electrónico que les remitió se explicaba la secuencia. Un mixino, un curioso tipo de animal cercano a los peces, se encontraba posado sobre el fondo, alimentándose tranquilamente. En un momento determinado entra en el encuadre el segundo animal, al que resulta difícil de reconocer ya que sólo se pueden distinguir su nariz y unos largos bigotes.

Con estos datos, el adolescente ucraniano puso sobre la pista a los científicos. Al analizar con detalle la grabación, pudieron comprobar que se trataba de un león marino, que había descendido hasta una gran profundidad para cazar al mixino.

[Te puede interesar: En la conservación, los ciudadanos saben más que los expertos]

Este caso es interesante por dos motivos. Primero, porque aunque se sabe desde hace tiempo que los leones marinos descienden a grandes profundidades, no existen muchas grabaciones en las que esto quede registrado. Y menos aún en las que se pueda observar cómo cazan a otro animal.

Tampoco se sabía que los leones marinos se alimentasen de mixinos, lo que supone el segundo motivo de interés. Los mixinos son unos animales realmente curiosos. Se trata de cordados, el grupo de más alto rango al que pertenecemos los vertebrados. Y hasta recientemente, se consideraba que ellos mismos pertenecían a este último grupo, el de los vertebrados. Sin embargo, los últimos estudios han demostrado que carecen de vértebras.

Por ello, se los considera notocordados, un grupo hermano al de los vertebrados. Se trata de los animales más primitivos de nuestro tipo, los que conservan rasgos más similares a los de los primeros pasos de nuestra evolución.

[Te puede interesar. El ancestro común a humanos y tiburones]

Resulta llamativo el hecho de que los leones marinos depreden sobre este tipo de animales. Al vivir sobre el sustrato a grandes profundidades, deben constituir una fuente de alimentación muy buena para que una especie de mamíferos marinos se tome las molestias de descender hasta allí para cazarlos, teniendo que volver a la superficie. Hasta ahora nadie imaginaba que esto fuese así.

Y muy probablemente nadie se habría dado cuenta, de no ser por un naturalista muy jóven, un “ciudadano científico” como lo definen en el vídeo publicado por la Red Oceanográfica Canadiense, responsables del estudio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente