Sinestesia, cuando se confunden los sentidos

Imaginemos que estamos escuchando una canción, y frente a nuestros ojos comienzan a aparecer figuras geométricas, cada una asociada a una nota. O que nos dan un número de teléfono, y lo que nuestro cerebro procesa son bloques de colores. O que alguien dice una determinada palabra, y sentimos el sabor de la vainilla. Si fuese así, tendríamos lo que se conoce como sinestesia, que significa "mezcla de sentidos".

En lenguaje popular se diría que "flipan en colores", y la sensación más cercana que podríamos tener muchos de nosotros sería la que proporcionan ciertos tipos de drogas "psicodélicas", como el LSD o la psicobilicina. Sin embargo, los sinestésicos no sufren de una realidad alterada, sino aumentada. Simplemente, su cerebro procesa de dos maneras, o incluso más, la misma información. Además, mientras que la experiencia artificial produce manchas sin una forma definida, y no siempre constante, los sinestésicos ven siempre los mismos patrones.

[Relacionado: ¿Puede un ciego total percibir la luz sin saberlo?]

Seguramente, a muchas personas les gustaría vivir esta experiencia. Sin embargo, tiene su parte negativa, ya que no es algo que se pueda "apagar". Los sinestésicos suelen serlo de por vida, y a muchos les cuesta aprender a vivir con ello. El ejemplo que suelen poner es el de entrar en un centro comercial, o en un bar lleno de gente, y tener una sensación visual con cada sonido que se produce.

El pasado 19 de febrero terminó en Almería el congreso "Sinestesia, ciencia y arte". Allí se reunieron los mejores especialistas mundiales en este raro síndrome. Entre los asistentes había neurólogos, psicólogos y psiquiatras, y muchos artistas. El arte ha sido el gran beneficiado con la sinestesia. Hay razones para pensar que Kandinsky podía ser sinestésico, y se sabe que Paul Klee lo era, al igual que el escritor Vladímir Nabókov, o el genio del jazz Duke Ellington.

Desde el punto de vista científico, aún no se conoce el mecanismo que produce esta característica. Se sabe que aproximadamente un dos por ciento de la población tiene sinestesia de algún tipo, y que se debe a una conexión entre las zonas del cerebro que procesan los distintos sentidos. Al no conocerse bien el mecanismo, no se pueden ofrecer tratamientos para paliarlo.

Otra razón para que aún se desconozca su origen y el mecanismo que lo provoca es la diversidad de casos. Algunos, como la variante grafema-color, la asignación de un color a cada letra y número, o la del sonido con colores y formas son más comunes. Entre los casos menos comunes está la interpretación del tiempo en base a colores: uno de los asistentes percibía el presente en tonos amarillos y el futuro en azules.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente