Probado en ratones un medicamento para las lesiones de médula

En Medicina hay una serie de dolencias que reciben una atención preferente. Una de ellas son las lesiones de médula espinal, y las razones son obvias. Primero, porque su impacto sobre la vida normal de las personas es muy alto: provocan parálisis, disfunción sexual y falta de control de esfínteres, a lo que se suman dolores crónicos. La segunda razón es que se trata de un trauma muy habitual.

Recientemente, un equipo de investigación ha realizado un avance muy importante a la hora de tratar estas lesiones. Han conseguido producir un compuesto que mejora sensiblemente la recuperación de los individuos con médulas afectadas. Y lo más importante es que lo han logrado con un medicamento que se administra por vía oral. Es decir, una pastilla que se traga con un vaso de agua.

Este nuevo compuesto ha tenido un éxito bastante importante. En más de la mitad de los casos, los individuos del experimento han recuperado por completo la movilidad de sus piernas. En el 50% restante se ha notado mejoría, aunque en algunos casos haya sido muy menor. Y todo ello sin ningún efecto adverso, ni toxicidad por la medicina ni aumento del dolor en los pacientes.

[Te puede interesar: Un roedor puede esconder el secreto para paliar el dolor]

La idea detrás de este tratamiento es bastante novedosa por dos motivos. Generalmente las técnicas que se emplean para la rehabilitación de estas dolencias suelen ser quirúrgicas, operaciones muy invasivas que muchas veces tienen como resultado un aumento en el dolor que sienten los pacientes. Por su parte, el tratamiento propuesto por la Doctora Sung Ok Yoon y sus colaboradores no es invasivo, y mediante una serie de experimentos han demostrado que no aumenta el dolor percibido por los pacientes.

[Te puede interesar: El secreto de la eterna juventud podría estar en un gusano]

El segundo factor es la diana biológica en la que se centran, esto es, las células y compuestos que trata el medicamento que han desarrollado. La mayoría de estudios y técnicas utilizadas se centran en evitar que se degeneren los axones, las ramas más largas de las neuronas que son las que realmente transmiten los impulsos nerviosos. Y no sólo que no se pierdan, sino que se recuperen, que se “recableé” - si se permite la expresión- el sistema nervioso.

Por su parte, el equipo de la dr. Yoon se ha centrado en conseguir que otro tipo de células nerviosas, los oligodentrocitos, no se mueran. En el sistema nervioso, las células están altamente especializadas. Las neuronas transmiten la información y se dedican a poco más, encargándose toda otra batería de células del resto de funciones. Los oligodendrocitos son una de ellas, y se encargan de producir una proteína fundamental para el funcionamiento de los nervios, la mielina.

Esta proteína recubre los axones de las neuronas y sirve como aislante eléctrico. Todos los impulsos nerviosos, la información que corre por las neuronas, son en realidad corrientes eléctricas. Gracias a la mielina y su efecto aislante, las corrientes eléctricas corren más rápidas. Sin ellas las neuronas dejan de cumplir su función.

El nuevo medicamento se encarga de impedir que los oligodendrocitos se mueran y dejen de producir mielina. De esta manera, ayudan a conservar las neuronas sanas y a recomponerse a las dañadas. Y como cada uno de los oligodendrocitos da servicio a varias neuronas, resulta un enfoque más efectivo.

De momento, el tratamiento sólo ha sido probado en ratones. Estos roedores son el animal modelo sobre el que se prueban gran parte de los nuevos fármacos. Su biología es muy similar a la de los humanos, al menos lo suficiente como para que los resultados se puedan extrapolar. Y son animales fáciles de criar en el laboratorio, tardan poco en tener la edad requerida para realizar los experimentos, y su mantenimiento no es muy costoso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente