Miles de peces mueren en el medio Oeste Norteamericano

En los últimos días, miles de peces están apareciendo muertos en los ríos del centro de Estados Unidos. A una intensa sequía se ha unido uno de los veranos más calurosos, de hecho el de mayores temperaturas desde que existen registros. En algunos lugares, la temperatura del agua alcanza los 38º C.

Una situación así afecta seriamente a la naturaleza. En el estado de Iowa, más de 40.000 esturiones de nariz de pala (Scaphirhynchus platorynchus) han aparecido muertos, con sus cadáveres cubriendo las orillas de los ríos. En Nebraska, las autoridades hablan de miles de esturiones, siluros y carpas muertos.

Muchas de estas especies tienen un claro interés comercial, bien sea porque de ellas se obtienen alimentos, o porque su pesca se utiliza como atractivo turístico en la región. En las mortandades se están viendo afectadas también especies protegidas, como el pejerro mayor (Moxostoma valenciennesi) en Illinois.

[Te puede interesar: 20 toneladas de arenques aparecen muertos en una playa noruega]

En contra de lo que se suele pensar, los animales no mueren por las altas temperaturas. Es decir, no resultan "cocidos". El problema realmente se encuentra en el oxígeno disuelto en agua, el que pueden utilizar los peces. Cuanto mayor es la temperatura del agua, peor se disuelve el oxígeno, y al haber menos oxígeno muchos peces mueren asfixiados.

A partir de ahí, el problema empieza a crecer. Como cualquier otro animal, los cadáveres de los peces se descomponen. Y esta descomposición también consume oxígeno, de tal manera que cada vez los niveles son menores. Esto provoca que más peces mueran, alimentando el ciclo.

Y no solo eso, sino que la descomposición de estos cadáveres suponen un problema sanitario. El proceso de putrefacción es realizado por bacterias, algunas de las cuales pueden provocar problemas de salud. En otros casos, pueden realizar un efecto facilitador, modificando el entorno y haciéndolo más favorable para organismos que sí son peligrosos.

Aún hay más problemas. En un lago de Illinois murieron tantos peces que los cadáveres bloquearon la entrada de agua del sistema de refrigeración de una central de electricidad cercana. No causó ningún desperfecto, pero el nivel de agua en la central bajó hasta el punto de hacer necesario parar la producción.

Según las autoridades, la sequía va a continuar al menos hasta el final del verano. Dos tercios de los Estados Continentales están seriamente afectados por la falta de lluvias, y más de la mitad del territorio rural se ha declarado zona de desastre natural.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente