Apuntes de Naturaleza

Los machos de una araña se comen a las hembras en lugar de copular con ellas

Un macho de Micaria sociabilis alimentandose de una hembra durante …Una de las arañas más conocidas es la viuda negra. Principalmente por el canibalismo sexual, en el que las hembras se alimentan de los machos tras la cópula. Estas estrategias tienen una explicación muy simple cuando es la hembra la que se come al macho, pero ¿cómo se explica cuando ocurre al revés? Esto es precisamente lo que se expone en un artículo reciente, en el que se demuestra que los machos de una araña se comen a las hembras de mayor edad en lugar de copular con ellas.

Lo primero que hace falta es desmontar un poco el mito sobre las viudas negras. El canibalismo sexual no se suele explicar bien. Sobre todo porque no se da la imagen completa. Las hembras no siempre se comen al macho después de la cópula, sólo en ciertas ocasiones.

Cuando un macho y una hembra de viuda negra se encuentran, se pueden dar tres situaciones. La primera, que a la hembra no le interese el macho porque este no resulte atractivo. En ese caso cada uno sigue su camino tranquilamente. La segunda es la opuesta, que el macho resulte tremendamente atractivo, que tenga unas características muy interesantes. En ese caso tiene lugar la cópula y el macho sale indemne.

[Te puede interesar: La araña que corta su pene durante el coito]

El problema está cuando el macho es “un poco” atractivo. Es decir, que las características que el macho va a transmitirles a las crías son buenas, pero no las mejores. En ese caso a la hembra no le compensa el esfuerzo de tener las crías, salvo que el macho ofrezca algo más. Y lo hace en forma de alimento, de inversión energética en la siguiente generación. Ahí sí, tras la cópula la hembra se come al macho para “igualar”el esfuerzo.

En el caso de que sea el macho el que realiza el canibalismo, esta explicación no vale. Básicamente porque si se alimenta de la hembra, ésta no puede tener crías. Así que la explicación debe ser otra.

En Micaria sociabilis, la especie donde se da el canibalismo por parte de los machos, los que eligen pareja son ellos. Las hembras cortejan a los machos y son éstos los que deciden cuáles son atractivas y adecuadas. Esto es justo lo contrario de lo que ocurre en las viudas negras.

Cuando una hembra de mayor edad se ofrece a un macho jóven, este valora su atractivo. Y el resultado sólo puede ser o bien cópula, o bien convertirse en alimento. En el artículo se explica que no se han encontrado otras situaciones, en las que el macho no muestra ningún interés en la hembra y la deja marchar tranquila.

[Te puede interesar: Descubierta una especie de araña sin ojos]

Lo que más ha sorprendido a los investigadores es en qué se basan los machos para elegir. Daba igual el tamaño y el estado físico de las hembras. Tampoco importaba que fuesen vírgenes o que hubiesen sido madres – es decir, que ya habían sido “elegidas” anteriormente. El único factor que los machos tenían en cuenta era la edad.

Este comportamiento, el canibalismo sexual opuesto, sólo se ha encontrado en esta especie. Los autores del trabajo explican que se trata de un caso extremo de selección sexual por parte de los machos, contrario al modelo general. Y que, evidentemente, no puede ser algo muy extendido ya que, como estrategia, resulta bastante arriesgada.