Apuntes de Naturaleza

Los habitantes de una aldea salvan a una tigresa herida

Crédito de la imagen: Karnataka Forest DepartmentSi hay un tipo de noticias que gustan a los conservacionistas, son las historias en las que una población local ayuda en la conservación de una especie, bien sea a una población completa o a un ejemplar en concreto. Y mucho más cuando esto ocurre con una especie que tiene mala prensa, a la que se suele asociar con ataques al ganado o las personas, o peligro para la población. Estas noticias demuestran que una parte del trabajo de las asociaciones dedicadas a la naturaleza está calando en la sociedad.

Y este es el caso de una reciente historia, que ha hecho merecedores de un premio concedido por la Wildlife Conservation Society a los habitantes de la aldea de Nidugumba, en el suroeste de la India. La comunidad al completo dedicó tiempo y esfuerzo a salvar a una tigresa que se había quedado enredada en el alambre de espino de un cafetal de la zona.

En la India los tigres cuentan con muy mala fama. La situación es similar a la de los lobos en Europa. Suelen ser los villanos de los cuentos infantiles, y se les acusa, justificadamente o no, de gran parte de los ataques y pérdidas de ganado.

[Te puede interesar: La prohibición del turismo en la India está afectando a los tigres]

Y a pesar de ello, los habitantes de este pueblo corrieron a ayudar a una hembra de tigre cuando su pata izquierda se enredó en la valla de espino de un cafetal de la zona. Al ir a realizar su trabajo, el agricultor vio al animal herido y acudió al pueblo a pedir ayuda. Mientras llegan los veterinarios y los guardas forestales, los aldeanos se ocuparon del animal.

Básicamente, se encargaron de acercarle agua y algo de comida, y de tranquilizarlo. Cuando los grandes felinos quedan atrapados en alambres de espino, tienden a luchar para liberarse. El problema es que durante el proceso suelen agravar las heridas que ya tienen y provocarse algunas nuevas.

La población local consiguió evitar esto, lo que ha permitido que la tigresa se esté recuperando. Al llegar las autoridades, procedieron a sedarla y transportarla hasta un zoológico cercano. Ahí está recibiendo atención veterinaria, con la esperanza de que no queden secuelas y pueda ser liberada en su hábitat cuanto antes. También se está aprovechando para obtener datos que mejoren la información que se tiene sobre la población de tigres de esta zona.

[Te puede interesar: La reintroducción de leones en la naturaleza, un mito de la conservación]

Por desgracia, este comportamiento no es el más habitual. Generalmente cuando los habitantes de algún poblado se encuentran a un animal acorralado, suelen juntarse para acabar con el animal. Este fue el caso de otro tigre en la cercana región de Kerala. Finalmente, y en medio del tumulto, tuvo que ser abatido por los guardas forestales para evitar daños a los seres humanos.

Por eso es tan imporante una historia como la de la salvación de la tigresa, para contrarrestar todas las malas noticias que hay en las que los animales acaban siendo abatidos.