Apuntes de Naturaleza

Los extraños “peinados” de las palomas están causados por la mutación de un solo gen

Imagen propiedad de Michael D. Shapiro/University of UtahUno de los animales más extendidos por el planeta son las palomas. Podemos encontrar ejemplares de las distintas especies de este animal en prácticamente cualquier lugar del globo. Una especie en concreto, la paloma bravía (Columba livia), está presente desde Oriente Medio hasta la costa oeste de los Estados Unidos. Y sin embargo, son animales muy poco estudiados.

Por ejemplo, no se sabe qué les permite tener tal cantidad de características distintas. De esta especie de ave existen al menos nueve subespecies, cada una de ellas con pequeñas variaciones que las hacen inconfundibles. En algunos casos varía el color, o el patrón que los colores toman en las plumas, o la forma del pico. Incluso varían en el tamaño y la forma general del cuerpo.

Una característica bastante llamativa que varía sensiblemente entre unas variedades y otras es el “peinado”, la forma en la que crecen las plumas de la cabeza. La mayoría de las palomas tienen todas las plumas de la cabeza dirigidas hacia abajo, la forma más común y la que a todos nos viene a la mente. Pero también pueden estar en forma de penacho, o de cresta, o incluso de campana.

[Te puede interesar: Las palomas no tienen "brújulas" en el pico]

Según un estudio reciente, la diferencia entre estas formas tan distintas y llamativas de la cabeza se encuentra en un único gen. Y esta secuencia de ADN funciona como un interruptor: cuando está “apagado” – la situación más habitual – no se produce ninguna cresta; si por el contrario está “encendido” da lugar a las formas extrañas en que crecen las plumas y forma un “peinado”.

Otra mutación común en esta especie es el albinismo, en este caso parcial. Imagen de Bill Bertram, vía Wikimedia …Explicado en detalle, la diferencia entre la población más habitual de palomas y las mutantes que presentan formas diferentes en la cabeza se produce a nivel celular. Durante los primeros pasos del desarrollo, los individuos mutantes comienzan a producir una proteína denominada EphB2, que modifica la dirección en la que sitúan las plumas. En lugar de crecer hacia abajo, lo hacen en un ángulo diferente, que depende de la cantidad de proteína que se produzca. Y esto hace que se de un peinado u otro.

Curiosamente, esta proteína EphB2 que en las palomas da lugar a una característica corporal bastante llamativa, en seres humanos está relacionada con el Alzheimer y otros trastornos degenerativos.

La utilidad de estos peinados para las palomas es muy clara. Sólo la presentan los machos, y sirve como reclamo sexual. Es una característica poco común, lo que le indica a las hembras que el material genético de los machos que la tienen no es el habitual en la población, y todas las especies procuran maximizar la diversidad genética.

[Te puede interesar: Las palomas consiguen aprender a contar hasta nueve]

Pero también es una característica que hace destacar aún más a su portador. En un ecosistema natural, un macho de paloma que tenga cresta será detectado mucho antes que uno que no lo tenga. Cuando se presenta frente a una hembra, esto juega a su favor: si ha sido capaz de sobrevivir hasta la edad adulta con un reclamo así sobre su cabeza, se trata de un buen ejemplar, cuya descendencia también será fuerte y exitosa.