Apuntes de Naturaleza

Los animales más mortíferos del planeta

Una de las costumbres más típicas de todos los biólogos es la de hacer listas, de cualquier tipo: las especies más emblemáticas, las de los nombres más curiosos, las proteínas más importantes, los lugares de mayor biodiversidad... Se trata de una forma fácil y rápida de dar, en un sólo vistazo, mucha información. A fin de cuentas, la naturaleza es realmente diversa y a los biólogos les gusta que se sepa.

Anopheles gambiae. Por James D. GathanyKpjas, vía Wikimedia CommonsEn esta lista aparecen los animales más mortíferos del planeta. Todas ellas suponen cada año la muerte de un gran número de seres humanos y otros animales.

[Te puede interesar: Encontrado un tiburón blanco de 900 kilos]

1 — El mosquito

Siendo puntillosos, no se trata de una especie. Incluso la mayoría de especies de este grupo no provocan más que una pequeña molestia, picores y una hinchazón. Pero Cobra Asíatica. Por Kamalnv, via Wikimedia Commonsalgunos de ellos son vectores de otras enfermedades. Al picar, introducen parásitos que son los que realmente pueden suponer graves problemas. Por ejemplo la malaria, que se transmite por la picadura del mosquito anofeles y provoca cada año más de dos millones de muertes

2 — Cobra Asíatica (Naja naja)

Hay otras serpientes cuyo veneno es más tóxico, pero no las hay que sean responsables de más muertes al cabo del año. Cada año mueren más de 10.000 personas por picaduras de este animal.Chironex fleckeri. Imágen de Guido Gautsch, via Wikimedia Commons

3 — Avispa de Mar (Chironex fleckeri)

A pesar de su nombre, no se trata de un insecto sino de una medusa. En concreto una cubomedusa (Cubozoa), el grupo de medusas más venenosas, con esta especie a la cabeza. Este animal, que tiene el tamaño de una ensaladera, cuenta con 60 tentáculos. En cada uno de ellos hay 5.000 células urticantes (cnidocito), con toxina suficiente para matar a 60 seres humanos.

Por Brocken Inaglory, via Wikimedia Commons

4 — Gran Tiburón Blanco (Carcharodon carcharias)

Es cierto que este animal tiene muy mala fama, debido sobre todo a la televisión y el cine. Pero si pensamos que puede llegar a medir seis metros de largo, tiene 3.000 dientes, y cuando detecta sangre en el agua entra en un estado de frenesí, podemos entender su puesto en cualquiera lista de este tipo.

Leona en el Serengheti. Por Schuyler Shepherd, via Wikimedia Commons

5 — León (Panthera leo)

Hay varios factores que hacen de esta especie uno de los mejores cazadores de la naturaleza. No es el más veloz, pero sí uno de los más resistentes. Y además muy buen estratega. A eso hay que sumarle grandes colmillos y afiladas garras. Con todo ello se consigue el felino más mortífero.

[Te puede interesar: La increíble defensa del gallipato]

Por ezhuttukari, via Wikimedia Commons

6 — Cocodrilo

De nuevo, se trata de un grupo de especies y no de una sóla. Pero es muy difícil elegir cuál es el más peligroso entre estos reptiles. A unas mandíbulas muy poderosas se suma el hecho de ser un depredador muy astuto: se queda flotando, camuflado para parecer un tronco y cuando una presa está cerca...

Loxodonta africana. De D. Gordon E. Robertson, via Wikimedia Commons

7 — Elefante

En contra de lo que podríamos pensar, cualquiera de las especies de elefante son muy peligrosas. De hecho, más de 500 personas mueren cada año a causa de este animal, de manera directa. A este número habría que sumarle las que se producen durante estampidas o accidentes.

Ursus maritimus

8 — Oso polar (Ursus maritimus)

Este animal nos puede parecer muy entrañable. Sin duda, es una de las especies más carismáticas. Pero conviene no encontrarse entre una madre y su cría. A fin de cuentas, su dieta se basa principalmente en elefantes marinos y focas barbudas, lo que nos da una idea de sus capacidades como depredador.

Búfalo cafre. Por Ikiwaner, via Wikimedia Commons

9 — Búfalo Africano (Syncerus caffer)

A este animal también se le conoce como búfalo cafre. Cuando se encuentra con un depredador, su estrategia de defensa consiste en correr hacia él. Eso significan 900 kilos de peso en carrera, con una cabeza terminada en dos puntas afiladas por delante. Y lo habitual es que lo haga en estampida, con el resto de su manada.

Por Wildfeuer, vía Wikimedia Commons.

10 — Rana flecha azul (Dendrobates azureus)

Ya desde un primer vistazo, este animal advierte de su toxicidad con sus vivos colores. Cada uno de estos individuos produce suficiente veneno para matar 10 seres humanos. La sustancia que produce es conocida como okopipi, y las poblaciones de la selva de Sipaliwini en Surinam la usan para impregnar sus flechas y dardos.