La vida salvaje en el Sahara, al borde del colapso

Un error muy común – y bastante entendible – es el de considerar a los desiertos como zonas carentes de vida. Aunque muchas veces nos parezca increíble, la vida se adapta a todas las condiciones e incluso desiertos como el del Sahara tienen seres vivos adaptados a tan difíciles condiciones. Por desgracia la biodiversidad del mayor desierto seco del mundo está muy afectada, según se explica en un artículo reciente.

El trabajo de campo para este estudio lo han llevado a cabo más de 40 investigadores de 28 instituciones distintas, y se ha centrado en 14 de las especies más representativas. Antes de explicar sus resultados, hay que reconocer el gran trabajo que han realizado. No sólo por la calidad científica del mismo, que también, si no por las condiciones de trabajo. A las dificultades de trabajar en un ambiente tan hostil hay que sumarle la inseguridad que se vive en la región del Sahara.

[Te puede interesar: El curioso canto del sapo del desierto]

La imagen que ofrecen los resultados del estudio son bastante preocupantes. La mitad de las especies estudiadas tienen problemas de conservación muy graves. Algunas se han extinguido, y otras están extintas en la naturaleza, lo que quiere decir que han desaparecido de la zona y sólo existen en zoológicos. El resto no están mucho mejor, ya que el área en el que se pueden encontrar es entre un 5-1% de lo que era hace un siglo.

El órix blanco (Oryx dammah) ha desaparecido, al igual que el antílope de Bubal (Alcelaphus bucelaphus). De la primera especie aún quedan ejemplares en zoos, pero el segundo se ha perdido definitivamente. El licaón (Lycaon pictus), un animal de la familia de los perros y los lobos, ya no se pasea por este desierto. En el caso de estas tres especies la causa es clara: todos ellos han sufrido por la caza masiva y sin control.

Algo mejor están otras especies de antílopes. El addax (Addax nasomaculatus) y el adra o gacela dama (Nanger dama) han perdido prácticamente todo su territorio, y viven ahora confinados a apenas un 1% de la extensión que antes poblaban. Esto afecta directamente a los depredadores. Por ejemplo, el guepardo del Sahara (Acinonyx jubatus hecki) ha ido desapareciendo hasta vivir en una zona testimonial.

[Te puede interesar: Cuando la gente se podía bañar en el Sahara]

Según explican los propios investigadores, la situación del desierto del Sahara sirve como ejemplo de lo que ha ocurrido en todos los desiertos de este tipo a lo largo del planeta. Prácticamente nadie ha prestado atención a lo que allí pasaba, hasta llegar a situaciones con difícil arreglo.

Sin embargo, no todo son malas noticias. Los científicos también explican que los gobiernos de los países implicados están comenzando a tomar medidas. Níger, por poner un ejemplo, ha declarado recientemente la Reserva Natural Nacional de Termit y Tin Toumma, de más de 97.000 kilómetros cuadrados. Dentro de sus límites viven las pocas poblaciones actuales de addax y gacela dama.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente