La domesticación del ganado empezó en Irak

La historia de la ganadería y la historia de la civilización humana van de la mano. Esto no deja de ser una obviedad, ya que uno de los primeros pasos que dieron nuestros ancestros en el camino hacia la cultura fue la domesticación del ganado, junto con la agricultura.

Así que es lógico hacerse la pregunta de dónde empezó. Hasta ahora, la respuesta que se tenía y se daba por segura era África. Sin embargo, un estudio reciente demuestra que no fue así. La cría de animales comenzó en la zona del Creciente Fértil – lo que ahora son Jordania, Irak, Siria e Israel –, el mismo lugar en el que se creó la agricultura.

[Te puede interesar: Proponen un "Plan Marshall" para salvar la fauna africana]

La mejor manera de entender cómo se ha podido corregir este error es fijarse en la manera en que se ha llevado a cabo el estudio. Los investigadores han analizado 134 variedades de ganado a lo largo y ancho del planeta, tratando de ver de dónde venía cada una. Y, sobre todo, si los genes que aparecen en distintos lugares pueden ser resultado de migraciones naturales.

El problema con el ganado africano y el de Oriente Próximo es que eran muy similares pero suficientemente distintos. Esto hace que responder a cuál fue primero sea complicado. Después de un análisis detallado, la cosa estaba clara.

Los primeros humanos que domesticaron y criaron ganado, lo hicieron en la zona del actual Irak. Y cuando las poblaciones migraron hacia el sur se llevaron a sus animales, que al llegar a África se mezclaron con animales salvajes, dando lugar a una composición genética muy distinta.

[Te puede interesar: Los humanos modernos tenemos genes neandertales]

Aunque este es el resultado más llamativo del estudio, no es el único. A lo largo del artículo se explica de dónde vienen muchas razas ganaderas de todo el planeta. Y desmonta algunos mitos. Por ejemplo, el de los longhorn, una raza de vacas que se consideraba originaria de Tejas, en los Estados Unidos.

En este caso, también se trata de una variedad creada por el hombre, a base de trasladar razas de un lado a otro. En concreto, una mezcla de ganado vacuno de origen español e indio. Las vacas españolas llegaron directamente, mientras que las indias pasaron primero por Brasil, desde donde se importaron a Tejas.

Por último, resulta interesante comentar cuál era el objetivo original del estudio. Que para nada era demostrar de dónde viene cada raza ganadera del planeta, ni dónde surgió esta práctica. La intención era cartografiar – “mapear” – las variedades de cría, para ayudar a los ganaderos a que realicen sus cruces con mayor conocimiento y así puedan conseguir más carne y leche de cada animal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente