¿Han encontrado realmente un parásito alienígena?

José de Toledo
Mantis Religiosa La hembra Mantis es realmente peligrosa. Durante la época de apareamiento produce feromonas o una serie de químicos para atraer al macho, quien no sale vivo de este encuentro. Ella suele devorarlo durante o después de la copulación. Se cree que lo hace para aumentar la capacidad de fecundación del macho. Pero este comportamiento no es tan malo porque mientras ella se le come la cabeza, él goza de un mayor vigor sexual. La hembra puede ser fecundada por más de un macho y el apareamiento puede tardar aproximadamente dos horas.(Foto:fotolia)

Un vídeo en el que aparece un “bicho” – un tipo de gusano – poco común, y un usuario que sube el archivo a YouTube pueden ser una combinación peligrosa. Lo que, en principio, no es más que una curiosidad se ha convertido en las redes en un organismo alienígena – alien parasite, que pone en la descripción – que parasitaba un insecto. Evidentemente, la realidad no tiene nada que ver.

El vídeo resulta interesante. En él se puede ver cómo una persona mata a una mantis, y cómo del cadáver sale un extraño gusano. Ya desde el título empiezan las especulaciones, aunque en los comentarios se da la respuesta correcta. Se trata de un gusano nematomorfo, a los que también se conoce como gordiáceos porque recuerdan al famoso nudo gordiano de la mitología griega.

[Te puede interesar: Test criptozoológico: ¿sabrías distinguir lo real del montaje fotográfico?]

Estos animales son bastante curiosos y muy poco conocidos. Se trata de un filo, una de las categorías más altas que emplean los biólogos para separar a los seres vivos. Para entender lo que significa esto, basta con un ejemplo. Los gordiáceos son tan distintos de cualquier otro animal, como nosotros los humanos – vertebrados del filo cordados – de las estrellas de mar – filo equinodermos.

Este tipo de “gusanos” tiene una forma de vida bastante particular. En todas las especies conocidas, en torno a 320, la larva es parásita. No afecta a los humanos ni a ningún mamífero, sus hospedadores son siempre insectos, crustáceos o sanguijuelas. El tamaño está entre cinco centímetros y un metro de longitud, y son apenas un poco más gruesos que un pelo, unos 3 milímetros.

En cambio, todos los adultos son de vida libre, bien en aguas dulces o marinas. Y de vida muy corta. Carecen de boca ni faringe, por lo que tienen muy complicado alimentarse. La etapa adulta consiste, básicamente, en encontrar pareja y procrear. Producen huevos que se quedan en el agua, esperando a que otro hospedador los tome al beber agua y los aloje.

[Te puede interesar: Calamares gigantes en California, y la proliferación de falsos mutantes de Fukushima]

Un detalle curioso más es cómo afectan a sus víctimas. Muchas especies son parásitas de saltamontes e insectos afines, del grupo de los ortópteros. Una vez que la larva parásita ha crecido lo suficiente, migra hasta el cerebro del insecto y le “obliga” a buscar una zona con agua donde pueda vivir el adulto.

Así que se tratará de un “bicho” raro o poco conocido, pero para nada alienígena. También es verdad que el término alien tiene otro sentido en Biología. Cuando los especialistas se refieren a alien species están hablando de lo que, en castellano, llamamos especies introducidas o exóticas. Pero no parece que quien subió el vídeo estuviese usando este concepto. Y tampoco habría llevado razón.