Fotografían a un águila real atacando a un ciervo

Apuntes de Naturaleza

Cuando se observa atentamente la naturaleza suelen encontrarse sorpresas. Eso es lo que le ocurrió a un equipo de investigación, que mientras realizaba un seguimiento por fototrampeo de las poblaciones de tigre siberiano se encontraron con una impactante foto: un águila real (Aquila chrysaetos) atacando a un cervatillo sica (Cervus nippon).

La técnica de fototrampeo consiste en colocar cámaras fotográficas en el hábitat de una especie, y configurarlas para que disparen de manera automática. Esto se puede conseguir o bien con un tiempo determinado entre cada foto, o mediante un sensor de movimiento. En cualquiera de los dos casos hay que acercarse cada poco a cambiar las baterías y las memorias de las cámaras.

Cuando uno de los investigadores del proyecto se disponía a hacer esto, se encontró con el cadáver a medio comer del cervatillo. Hasta ahí no había nada raro. Pero faltaban “cosas”, pistas de lo que había ocurrido. No se veían huellas de depredadores, ni nada que hiciese pensar en un ataque.

[Te puede interesar: Fotografiado un rarísimo conejo rayado de Sumatra]

La historia empezó a tener sentido cuando descargaron las imágenes de la tarjeta de memoria de la cámara. Ahí se podía ver perfectamente cómo un águila real, un ave rapaz de gran tamaño, caía en picado sobre el cervatillo y acababa con él.

En realidad, casos como estos no son tan excepcionales. Las águilas reales suelen depredar sobre animales más pequeños, como conejos o liebres, pero no es raro que ataquen animales de mayor tamaño. De hecho, ya se conocían casos de ataques a ciervos e incluso a coyotes. Incluso uno más sorprendente, un ataque a un osezno de oso pardo.

Los ataques a presas fuera de la dieta habitual se conocen como “depredación oportunista”, y su frecuencia es muy baja. Por lo tanto, no supone un verdadero impacto sobre las poblaciones de ciervos. Es decir, que el conseguir atrapar el momento en una foto – en realidad una serie de tres imágenes – sí es más extraño que los ataques en sí.

[Te puede interesar: Encontrado un oso negro en el Gran Cañón]

El proyecto de investigación gracias al cual se han obtenido las imágenes también es muy interesante. Un equipo formado por la Sociedad Zoológica de Londres (LZS) y la Sociedad para la Conservación de la Fauna Salvaje (WCS) llevan desde 2007 monitorizando y realizando un seguimiento de las poblaciones de tigre siberiano en la región oriental de Siberia. Gracias a sus esfuerzos se conoce mucho mejor la estructura de la población en esta zona, las costumbres de sus miembros y se han podido implementar medidas de conservación tanto de esta especie como de su hábitat natural.