Un encuentro con una araña del tamaño de un cachorro

J Toledo
South American <a href=http://www.livescience.com/46630-spiders-alive-exhibit-new-york.html data-rapid_p=1>Goliath birdeater</a> (<i>Theraphosa blondi</i>), the colossal arachnid is the world's largest spider.
South American Goliath birdeater (Theraphosa blondi), the colossal arachnid is the world's largest spider.

Si cualquiera de nosotros estuviésemos paseando de noche por un bosque de la Guyana, un país tropical, y escuchásemos a un animal acercarse a nosotros nos podría entrar bastante miedo. Si fuésemos especialistas del Museo de Zoología Comparada de Harvard, como el protagonista de esta historia, es probable que no sucumbiéramos al pánico, como tampoco hizo Piotr Naskrecki, que pensó que se trataba de un pequeño mamífero, tipo rata de campo o possum.

Eso sí, hasta que enfocó con su linterna y vio de lo que realmente se trataba. Una araña del tamaño de un cachorro. Que compararlo con un animalillo simpático puede quitarle tensión, pero estamos hablando de una araña con unas patas de 30 centímetros y un tamaño mayor que el de la mano de un adulto.

Lo que se encontró este naturalista era una hembra de tarántula goliat (Theraphosa blondi), también llamada tarántula pajarera. Porque, según la cultural local, este arácnido se alimenta de aves, aunque no es cierto. Es capaz de cazar pequeños mamíferos y otra fauna – en realidad cualquier cosa que se le ponga a tiro –, aunque su fuente principal de alimento son lombrices de tierra, que resultan muy nutritivos.

[Te puede interesar: La “morsa asesina” ha resultado no serlo]

La verdad es que se trata de un animal realmente interesante, y no sólo por su tamaño. Aunque también por ello, ya que tiene el récord Guinness de la araña más grande. Pero lo más sorprendente son todas sus estrategias de caza y defensa.

Por ejemplo, lo primero que hizo cuando fue enfocada por la linterna fue recoger sus patas delanteras hacia el abdomen y frotárselo. Según el biólogo, este comportamiento le pareció “muy mono” hasta que se dio cuenta de que se preparaba para atacarle.

Lo que hacen con este comportamiento es prepararse para lanzar unos pequeños pelos urticantes, que tienen estructuras parecidas a garfios. Gracias a ellos, se adhieren a las mucosas y ojos, desorientando a las presas y dejándolas a su merced.

[Te puede interesar: Capturado un raro pez de aspecto monstruoso]

Ahí es cuando llega el ataque, que lanzan con sus “aguijones”. Los colmillos de estas arañas miden casi cinco centímetros, e inyectan un veneno. Para los humanos no resulta mortal pero sí tremendamente doloroso. Evidentemente, sí es mortal para animales más pequeños.

Y aún les queda un truco más, aunque en este caso es más disuasorio que otra cosa. En torno a los ojos, la boca y la región frontal del cuerpo tiene unos pelos que también portan garfios. Pero en este caso lo que hacen es entrelazarlos y separarlos, produciendo un ruido muy molesto que ahuyenta a los enemigos. Algo así como si constantemente estuviesen separando velcro.

[Te puede interesar: Descubiertas dos especies nuevas de araña en un hábitat curioso]

Como se puede ver, es un arácnido bien conocido, pero no demasiado común. Las probabilidades de encontrarse con esta tremenda araña son bajas. Por ello Piotr Naskrecki decidió recolectar el ejemplar que encontró, una hembra, y llevarlo de vuelta a su museo. Y de paso, escribir una entrada en su blog para explicarnos su sorprendente biología y comportamiento.

Me enteré leyendo aquí.

Vídeo relacionado