Descubren el cráneo de un “monstruo del pantano” fósil

Los biólogos tienen cierta tendencia a ponerle motes llamativos a las especies que descubren. Especialmente cuando se trata de fósiles antiguos, por ejemplo dinosaurios. Claro, que es mucho más fácil referirse a un “monstruo del pantano” y que la gente se haga una imagen de animal, que utilizar el término técnico, fitosaurio.

Hace unas semanas se ha publicado un artículo en el que se describe un cráneo de este tipo de animales. Se trata de una nueva especie, Machaeroprosopus lottorum, desconocida hasta ahora. Y la verdad es que el mote de monstruo le sienta bien: se trata de un animal de cerca de cinco metros de longitud con una mandíbula muy poderosa, un poderoso depredador del Triásico.

Para explicarlo de manera sencilla, se podría decir que es un cocodrilo de este periodo. En realidad se comportaba de la misma manera. Vivía en zonas encharcadas tipo pantanos, en lagunas someras y en zonas bajas y tranquilas de ríos. Su dieta principal eran peces, pero también comían cualquier otro animal que se acercase a las aguas donde habitaban.

[Te puede interesar: Los cocodrilos comen fruta para tener una dieta más sana]

Y la forma de caza también era igual a la de los cocodrilos. Se mantenían escondidos, pasando desapercibidos hasta que detectaban una presa. En ese momento atacan con toda su potencia, utilizando sus fuertes mandíbulas para atrapar a la presa. En el caso de los peces, los descuartizaban y tragaban. Y si el animal era terrestre, lo hundían hasta que se ahogase y entonces lo comían.

Durante mucho tiempo se ha considerado a los fitosaurios como los precursores de los cocodrilos. Parecía lógico, ya que guardan muchas semejanzas físicas y el comportamiento era esencialmente el mismo. Sin embargo, los últimos estudios hacen pensar que se separaron antes. Se trataría de un grupo hermano al de los arcosaurios, el grupo que incluye tanto a cocodrilos como a dinosaurios y sus descendientes las aves.

Esta nueva especie fue encontrada en el sur de Estados Unidos, en concreto en el estado de Tejas. No deja de resultar curioso que un fósil que puede dar tanta información sobre la evolución de este tipo de animales, no muy conocidos, se haya encontrado en la zona de Estados Unidos donde más se apoyan las ideas contrarias a la evolución, sobre todo el creacionismo.

[Te puede interesar: Las tortugas se parecen más a los pájaros que a los lagartos]

Durante el Triásico esta región de Norteamérica estaba cubierta de pantanos y zonas inundables, rodeadas de bosques de coníferas. Es decir, nada parecido a lo que se puede encontrar hoy día, con un clima semi-desértico, con una vegetación formada por arbustos.

De momento, los investigadores han encontrado dos esqueletos incompletos. Por las estructuras del cráneo han podido saber que se trata de un macho y una hembra de la misma especie. A modo de curiosidad o anécdota, el nombre científico – el epíteto específico, la parte de lottorum del nombre – se lo pusieron en honor al matrimonio Lott, dueños de la finca donde fueron encontrados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente