¿Cuántas bacterias caben en un beso?

J Toledo
REUTERS/Chaiwat Subprasom
REUTERS/Chaiwat Subprasom

Durante un beso íntimo, una pareja puede llegar a compartir hasta 80 millones de bacterias. Una cantidad realmente asombrosa, aunque la cosa pueda parecer más una anécdota que un dato interesante a nivel científico.

Pero dado que nuestro microbioma – las bacterias que emplean nuestro cuerpo como hogar – nos proporcionan una gran cantidad de beneficios, el hecho de compartir estos organismos puede llegar a resultar importante. Estas bacterias nos protegen de infecciones, nos ayudan a digerir alimentos, proporcionan sustancias que de otro modo no tendríamos, y un largo etcétera de beneficios.

Un dato interesante es que la práctica del beso únicamente se da en humanos. Ninguna otra especie realiza contactos entre las cavidades orales de dos individuos, mucho menos permitiendo que las lenguas se toquen. Y sin embargo, en torno al 90% de las culturas humanas presentan este comportamiento.

[Te puede interesar: Cuando nos mudamos, también lo hacen nuestras bacterias]

El estudio en el que se basa el artículo publicado en la revista Microbiome tiene dos partes diferenciadas. En la primera se realizó un experimento controlado, para saber el número de bacterias que se transfieren en cada beso.

Para ello se daba a uno de los participantes una bebida probiótica. Es decir, un trago de líquido que contenía bacterias que de otro modo no se encontrarían en humanos. Principalmente variedades de Lactobacillus y de Bifidobacterium.

Al terminar el beso se tomaba una muestra de la boca del “receptor”, aquel miembro de la pareja que no había bebido el probiótico. Y se contaban las bacterias recibidas. Gracias a ello pudieron contabilizar la cifra de 80 millones de organismos durante un beso de 10 segundos.

La segunda parte tenía que ver con la cantidad de bacterias compartidas por una pareja. Se tomaban muestras de ambos miembros de la pareja para ver hasta qué punto las comunidades bacterianas eran similares. Y también se les pedían datos de frecuencia e intensidad de los besos.

[Te puede interesar: ¿No te pican los mosquitos? Agradéceselo a tus bacterias]

El resultado que encontraron es que una pareja que se bese unas nueve veces al día comparte casi por completo la microbiota oral. Esto hace que los posibles beneficios que recibe de sus bacterias cada uno de los miembros, también están presentes en el otro.

Por supuesto, también aquellas que pueden ser molestas o dañinas. Pero parece que este factor resulta menos importante comparado con lo positivo de la microbiota oral.

Como dato curioso, los investigadores destacan uno que no esperaban encontrar, y que no está directamente relacionado con su campo. De media, los hombres de las parejas contabilizaban el doble de besos que las mujeres...