Cuando el mayor depredador era una salamandra

Metoposaurus algarvensis
Metoposaurus algarvensis

Si tuviéramos que hacer una lista de animales monstruosos, depredadores terribles a los que temer, a casi ninguno se nos ocurriría incluir a las salamandras. Pero estaríamos cometiendo un error, ya que en un momento del pasado, durante la evolución de este grupo biológico, estos anfibios fueron los cazadores más temibles de sus ecosistemas.

Al menos así lo demuestra un fósil encontrado recientemente, que se describe en un artículo publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology. Esta especie, denominada Metoposaurus algarvensis, se parecía bastante a los actuales cocodrilos. Superaba los dos metros de longitud y contaba con numerosos y afilados dientes. Y su hábitat eran lagos y zonas remansadas de ríos, donde dominaban los ecosistemas.

[Te puede interesar: ¿Por qué desaparecieron los insectos gigantes?]

Lo más interesante del caso es que estas “super-salamandras” pertenecen al mismo grupo del que evolucionaron los actuales anfibios. Hoy en día a este grupo pertenecen especies en general de pequeño tamaño, y que sólo representan un peligro por sus venenos.

Pero hace 230 millones de años, la cosa era muy distinta. En aquella época todos los continentes estaban unidos en un “supercontinente” conocido como Pangea. Los dinosaurios daban sus primeros pasos evolutivos, y el enemigo más terrible que tenían eran estos anfibios depredadores.

Hasta ahora se pensaba que este grupo biológico estaba mucho más restringido. Se sabía que existía, pero la idea que se manejaba es que sólo se podía encontrar en ciertas regiones muy concretas. El hallazgo de este fósil en la Península Ibérica – en concreto, en el sur de Portugal – demuestra que se los podía encontrar en muchos más lugares.

[Te puede interesar: Cuando el oxígeno era veneno para la vida en la Tierra]

En realidad, en la práctica totalidad de las zonas templadas de Pangea. Y fue al mismo tiempo que Pangea cuando desaparecieron. Cuando el super-continente comenzó a separarse se produjo una extinción masiva que terminó con el reinado de las super-salamandras. A este evento se le conoce como extinción Triásico-Jurásico o Tr-J.

Tras él, y como una gran cantidad de especies habían desaparecido, los reptiles se convirtieron en la fauna dominante del planeta. Pero esa es una historia ya mucho más conocida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente