Crean un nuevo método para quitar el fósforo del agua

Cuando pensamos en la gestión de los recursos naturales, uno de los más complicados es el agua. Por una parte, porque es un bien escaso. Y por otra, porque resulta contaminada por una gran cantidad de actividades humanas. Recientemente, un equipo de investigación norteamericano ha presentado un método para limpiar el agua de uno de sus contaminantes más habituales.

Una de las sustancias que aparece más habitualmente contaminando el agua dulce es el fósforo. Distintos compuestos de este elemento están presentes en multitud de productos, desde detergentes a fertilizantes, y llegan por diversas vías a las masas de agua dulce. También está presente en todos los alimentos, y por tanto en todas las aguas residuales.

[Te puede interesar: Miles de peces mueren en el medio Oeste Norteamericano]

El fósforo es imprescindible para la vida. Es uno de los cinco elementos más comunes que forman los tejidos biológicos, y sin él no podríamos vivir. Muestra de ello es que está presente en prácticamente todos los tipos de fertilizantes. El problema es que cuando llega al agua tiene el mismo efecto en el crecimiento de las algas.

A este proceso se le denomina eutrofización. Comienza por aumentar la concentración de nutrientes en el agua. Como cada vez hay más nutrientes, las algas empiezan a desarrollarse más y más cada vez. También hay cada vez más algas muertas, que comienzan a descomponerse gracias a la acción de ciertos tipos de bacterias. Todo esto provoca que el agua deje de ser potable.

El problema es que el fósforo disuelto en agua es muy difícil de reciclar. Sería como intentar sacar el azúcar disuelto en un café. Un grupo de investigadores de la Universidad Estatal de Michigan ha ideado un método que no solo limpia el agua de la mayor parte del fósforo, sino que sería capaz de reciclarlo para volver a utilizarlo.

[Te puede interesar: Australia quiere tener la mayor Reserva Marina del mundo]

Este sistema funciona con el compuesto más común del fósforo que aparece en el agua, la molécula de fosfato. Utilizando unas nano-partículas con un núcleo de hierro, consiguen capturar el fosfato y que este precipite. Una vez conseguido el precipitado, se pueden separar ambos compuestos, reciclar el fósforo por una parte y reutilizar las nanopartículas por el otro.

Este método tiene otra ventaja. La minería del fósforo es una actividad muy contaminante. Y las vetas de mineral de fósforo son cada vez más escasas. Así que, al ser capaces de reciclar los fosfatos conseguimos tener aguas más limpias y evitar impactos ambientales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente