Crean un banco de ADN para el delfín rosa de China

José de Toledo
El delfín rosa, en el delta del Río Perla.
El delfín rosa, en el delta del Río Perla.

Una de las estrategias para la conservación de especies son las bases de datos genéticos, que sirven para ayudar a las autoridades a proteger la especie. Esta es la intención del recientemente creado 'Banco de ADN del Delfín Rosa' en Hong Kong, promovido por la Fundación para la Conservación Ocean Park.

El delfín rosa es una sub-especie que únicamente aparece en el delta del Río Perla, entre la costa de de la región china de Macao y la isla de Hong Kong. Se estima que la población aún cuenta con 2.500 individuos, principalmente en aguas territoriales de Hong Kong.

El declive de esta especie se debe principalmente a dos factores. Por una parte, la polución de las aguas en las que habita está provocando un gran número de enfermedades, especialmente en las crías. El segundo factor está relacionado con el tráfico marítimo en esta región. Estos animales son casi completamente ciegos, y para moverse y relacionarse utilizan un sistema de ecolocalización muy similar al de los murciélagos. Y precisamente este es el problema, ya que los barcos emplean sistemas de sónar para navegar por el delta, provocando que los delfines se confundan y choquen con sus hélices.

La base de datos del Ocean Park se ha creado con la intención de proporcionar una plataforma que unifique los estudios en genética de este organismo. Con un buen registro genético se podrían priorizar zonas de conservación, de tal manera que, con el mínimo esfuerzo, se protegiese el máximo de diversidad genética.

Los promotores de la idea son conscientes de que los recursos económicos no son suficientes para todos los individuos, y también que uno de los peligros a los que se enfrentan las poblaciones en declive es la disminución de su variabilidad genética. Con esta estrategia consiguen maximizar la supervivencia de la especie.