Con los restos de fabricar cerveza se pueden crear huesos

Biomaterial óseo fabricado a partir de residuos de la industria cervecera. Crédito: Angeles Martín Luengo, Malcolm Yates y Eduardo Sáez, ICMM-CSIC e ICP-CSIC
Biomaterial óseo fabricado a partir de residuos de la industria cervecera. Crédito: Angeles Martín Luengo, Malcolm Yates y Eduardo Sáez, ICMM-CSIC e ICP-CSIC
Biomaterial óseo fabricado a partir de residuos de la industria cervecera. Crédito: Angeles Martín Luengo, Malcolm Yates y Eduardo Sáez, ICMM-CSIC e ICP-CSIC

Buenas noticias para los cerveceros con conciencia ambiental. Un equipo de investigadores ha desarrollado una técnica con la que se podrán reutilizar los restos de fabricación de la cerveza – es decir, los residuos o “basuras” que se producen. Y lo que es aún mejor: gracias a ellos se podrán fabricar huesos artificiales más baratos y respetuosos con el medio ambiente.

Se trata de un ejemplo bastante interesante de lo que se conoce como reutilización y valorización de residuos. La fabricación de cerveza genera muchos residuos, con los que no se sabe qué hacer. No son especialmente peligrosos a nivel ambiental, pero dado el volumen que se crea, sí suponen un problema.

[Te puede interesar: Elegir entre cerveza o café puede hacerte envejecer]

Así que empezaron a analizarlos, para ver de qué estaban formados y así decidir qué hacer con ellos. comprobaron que la composición química estaba formada por una serie de compuesto que resultaba conocida. Principalmente contenía fósforo, calcio, magnesio y silicatos. En esencia, los mismos componentes que el hueso.

Lo que en un lado era basura, en otro era una oportunidad. Los compuestos estaba ahí, pero faltaba encontrar la manera de usarlos. Y esto resulta muy importante. Más que nada porque si las técnicas que hay que usar son muy contaminantes, tal vez no merezca la pena. O peor aún, si no se conseguía hacerlo.

Hacía falta ir por pasos. Primero, generar hueso a partir de estos restos. Y ese paso lo consiguieron... más o menos. Han conseguido crear una matriz química que se parece mucho al hueso, y que puede servir para fabricar prótesis. El material está ahí, y lo tiene todo para funcionar, pero aún quedan problemas por resolver. Por ejemplo, la biocompatibilidad, aunque ya han dado algún paso en este sentido.

[Te puede interesar: La cerveza tiene niveles de arsénico más altos de lo esperado]

Una vez que consiguieron pasar de restos de fabricación a un material que poder usar, tenían que comparar los procesos. Dicho de una manera sencilla, poner en columnas lo que se usaba para hacer su hueso, lo que se usa en otras fabricaciones similares, y ver cuál contamina menos y da mejores resultados.

En cuanto a contaminación, la comparación era favorable. Las técnicas habituales para crear hueso artificial, las que se han usado hasta ahora, emplean muchos contaminantes. Algunos de ellos muy peligrosos, como el peróxido de benzoílo o la anilina. La nueva técnica evita usar este tipo de sustancias.

Y por la parte de resultados, también merecía la pena. Más que nada porque la industria de la cerveza es muy potente, y genera gran cantidad de restos que sirven como materia prima. Y esto abarata mucho los costes, ya que la basura prácticamente se regala.

Aún quedan muchos estudios por hacer, y hace falta refinar la técnica para que sea realmente útil. Pero como primer paso, de “basura cervecera” a “algo muy parecido al hueso artificial”, parece una muy buena noticia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente