Cómo llegaron los delfines a vivir en los ríos

Delfín del río Indo, <i>Platanista gangetica minor</i>.
Delfín del río Indo, Platanista gangetica minor.

La manera en la que los delfines, unas criaturas perfectamente adaptadas a ambientes marinos, llegaron a ciertos ríos y se adaptaron a vivir en ellos lleva provocando quebraderos de cabeza en los científicos desde hace mucho tiempo. Ahora, gracias a unos restos fósiles de 16 millones de años de antigüedad, parece que se entiende un poco mejor.

En el mundo existen unas pocas especies de delfines de río. Y aunque todas presentan características parecidas, sólo dos de ellas están íntimamente relacionadas. Los delfines del Indo y del Ganges (Platanista spp.) son primos evolutivos cercanos. Pero no demasiado cercanos.

[Te puede interesar:El delfín del río Indo está desapareciendo]

El problema es que no se sabe cómo se relacionan ambas especies. Faltan especies que conecten ambas. O mejor dicho faltaban, ya que ese hueco lo ha venido a llenar el fósil descubierto en Perú.

A esta nueva especie le han dado el nombre de Huaridelphis raimondii, y pertenece a una familia de delfines poco común, y de la que todas las especies están extintas. Este grupo, denominado esqualodelfínidos, es del que evolucionaron los delfines de río. O al menos los del sur de Asia.

Según parece esta familia contaba con todo lo necesario para dar el paso al agua dulce de los estuarios. Desde luego, los datos que se han podido recoger hasta el momento permiten pensarlo así. Pero aún quedan muchas pruebas por realizar para poder afirmarlo con rotundidad.

¿De dónde salen estos datos? De varios fósiles de ejemplares completos, y que están en muy buen estado. Lo que resulta muy poco común en paleontología, donde es habitual que falten piezas o hayan sufrido modificaciones.

[Te puede interesar: Crean un banco de ADN para el delfín rosa de China]

Así que lo que hay es una especie con las bases necesarias para colonizar un nuevo ambiente, y dos especies actuales ya totalmente adaptadas. Evidentemente, no se conocen todos los pasos, pero ya se saben los principales.

Por ejemplo, H. raimondii tenía el tamaño adecuado. Los delfines de río son en general de poca talla, y el fósil encontrado es la especie más pequeña que se conoce de su familia. También estaba bien encaminado el tamaño de las aletas, que tanto en la especie extinta como en las actuales son de muy pequeña talla.

El siguiente paso de los investigadores será realizar comparaciones genéticas – si se pueden extraer muestras de calidad de los fósiles, claro – que dejen aún más claras las relaciones entre estos animales. Y también tratar de descubrir si en H. raimondii aparecen otras características, sobre todo relacionadas con la ecolocalización – el “sónar” de los delfines – necesarias para vivir en los ambientes que ahora pueblan.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente