Apuntes de Naturaleza

¿Cómo duermen las focas sólo medio cerebro?

Imagen de קלאופטרה, vía Wikimedia CommonsUn problema fundamental al que se enfrentan los mamíferos marinos, bien sean delfines, ballenas o focas, es el sueño. Desde hace tiempo se sabe que no duermen como el resto de los animales, sino que permanecen en un estado de “semi-alerta”, desconectando únicamente la mitad de su cerebro. Lo que no se conocía hasta ahora era el mecanismo, que se explica en un artículo reciente.

Las fases de sueño son muy importantes, y sobre esto existen muchos datos científicos. Resulta imprescindible para mantener la concentración, fija los conceptos aprendidos, funciona a modo de “reset” cerebral... Pero cuando se vive en un ambiente hostil y muy cambiante, como son los océanos, entrar en un sueño profundo puede ser muy peligroso.

[Te puede interesar: Explican las consecuencias moleculares de la privación de sueño]

Así que la mejor estrategia es dormir solo una parte del cerebro. Todos los mamíferos marinos lo hacen. Durante la primera mitad del sueño “apagan” un hemisferio cerebral, y posteriormente el otro. Así pueden seguir nadando, controlan la flotación y la respiración, y mantienen todas las funciones corporales en orden.

En el caso de las focas, en el que se ha centrado el estudio, utilizan esta técnica cuando duermen en el agua. Si salen a tierra firme para descansar, “desconectan”el cerebro por completo, como hacemos el resto de mamíferos.

Pero, ¿qué ocurre en el cerebro durante el sueño? Para responder a esta pregunta, los investigadores han estudiado la química cerebral de las focas cuando duermen en el agua, comparando los niveles de distintas sustancias entre el hemisferio “despierto” y el “dormido”.

[Te puede interesar: La "morsa asesina" ha resultado no serlo]

Lo que han encontrado es que los niveles de acetilcolina, un neurotransmisor muy importante, son mucho más bajos en el lado del cerebro que se encuentra desconectado. En el otro hemisferio, los niveles son los mismos que durante las fases de vigilia. De esta manera, han podido deducir que esta sustancia es la responsable de mantenernos alerta. Por el contrario, los niveles de serotonina son iguales en ambas partes. Hasta ahora se pensaba que era esta sustancia la que regulaba el sueño y nos mantenía despiertos, pero ha resultado no ser así.

Este estudio tiene muchas aplicaciones a nivel médico. En las sociedades occidentales, casi el 40% de las personas tienen problemas con la regulación del sueño. Una vez que se ha podido demostrar qué sustancia es la que regula los procesos de sueño y vigilia, se podrán diseñar tratamientos adecuados para solucionarlo.