Comerse a las especies invasoras para acabar con ellas

José de Toledo

¿Qué hacemos con las especies invasoras? Este tipo de organismos, que están en lugares a los que no habrían podido llegar de manera natural – y a donde han llegado por acción de los humanos – representan uno de los mayores peligros para la biodiversidad. Lo que se debería hacer está claro, y es erradicarlas. El problema es cómo conseguirlo. Y una idea que está ganando popularidad es la de comérselas.

Porque, como suele ocurrir en estos casos, luchar contra una plaga no es precisamente barato. Y mucho menos si hablamos no ya de reducir la cantidad de individuos, sino de extinguirla a nivel local, hacerla desaparecer de donde nunca debería haber estado.

[Te puede interesar: Una plaga de caracoles gigantes africanos invade Florida]

En Estados Unidos, entre otros lugares, han llegado a una conclusión lógica. Para acabar con una especie invasora, la mejor estrategia es la que ya ha demostrado su utilidad. Y de todas las formas en las que los humanos hemos participado en la extinción de una especie, la que menos afecta a las demás es la caza.

Así que la propuesta que hacen es la siguiente: comámonos a las especies invasoras. Puede parecer una propuesta un poco disparatada, pero al menos en un caso concreto ya ha dado resultados. De hecho en los mismos Estados Unidos. Hoy en día la población de pez león (Pterois sp.) es mucho más reducida que hace unos años.

Y todo porque los pescadores descubrieron que se trataba de un animal delicioso. Estos peces, originarios de aguas indo-pacíficas, tienen una carne que ahora es muy apreciada. Eso sí, la tienen debajo de unas espinas venenosas en su piel, por lo que se tardó cierto tiempo en descubrirlo.

El pez león comenzó a aparecer en aguas norteamericanas hace aproximadamente diez años. Y tenía todas las características necesarias para convertirse en una especie invasora. Por una parte, se camufla muy bien en su hábitat, y si esto no le sirve cuenta con sus espinas y su veneno para protegerse. Únicamente los tiburones – y otros peces león de mayor tamaño – son capaces de atacarlos.

El problema con estos peces es su voracidad. Son depredadores con gran habilidad de caza, y mucho apetito. Sus presas principales son moluscos, crustáceos y peces de menor tamaño. Dada la cantidad de animales que capturan, generan un grave impacto, especialmente en zonas de coral.

[Te puede interesar: El gobierno pone nombre a las especies invasoras]

Cuando los técnicos responsables de la conservación de estas zonas se dieron cuenta de que los pescadores apreciaban mucho su carne, decidieron probar la pesca como tratamiento de control. Desarrollaron numerosos programas – con nombres como Lionfish as food, "Pez León como comida" en inglés – y esperaron a ver los resultados.

Una de las últimas acciones que han llevado a cabo dentro de esta campaña sirve para comprobar su éxito. Convocaron a cien personas a una cena, en la que todos los platos tenían como ingrediente principal la carne de pez león. Evidentemente, pescado en las aguas que invade. Y fue todo un éxito: tuvieron que cancelar la cena, ya que no fueron capaces de encontrar suficientes ejemplares para dar de comer a todos los invitados.

Así que en este caso ha funcionado. Pero ¿se podría llevar a cabo con otras especies? Parece que no con todas. Por ejemplo, con la carpa asiática – que no es una única especie, más bien un conjunto de organismos relacionados– no ha funcionado. La carne de estos peces es muy apreciada en la cocina asiática, pero no es del gusto de los americanos. Así que la estrategia aquí no funciona.

[Te puede interesar: Guerra de hormigas invasoras en el sur de los Estados Unidos]

Y existe un peligro mayor, del que tenemos un buen ejemplo en España: el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii). Esta especie invasora fue introducida en España con la intención de que sirviese de alimento desde el primer momento. En un momento determinado se escapó de las granjas de cría. Y ha llegado a prácticamente todos los ríos de la Península Ibérica ya que mucha gente lo transportaba para que creciesen cerca de su casa y así poder pescarlos y comerlos.

En cualquier caso, para algunas especies puede ser la solución a un problema ecológico muy importante. Simplemente habrá que tener cuidado con cómo se lleva a cabo.

Me enteré leyendo aquí.