Brasil comienza un programa para clonar especies en peligro

Apuntes de Naturaleza

En muchas ocasiones, el interés por conservar la naturaleza, especialmente la fauna salvaje, agudiza el ingenio. El último ejemplo de esto lo podemos encontrar en un proyecto puesto en marcha por las autoridades de Brasil, que ha nacido con cierta polémica. La idea consiste en clonar ejemplares de especies en peligro de extinción.

El proyecto se desarrolla en dos fases. La primera, ya terminada, ha consistido en crear un banco de germoplasma, un conjunto de material genético en forma de esperma, células somáticas, sangre y cordones umbilicales con la que trabajar. Todas estas muestras biológicas se han obtenido de animales muertos en su hábitat natural, el ecosistema de sabana conocido como "Cerrado Brasileño" a lo largo de los dos últimos años.

Las especies que se pretende conservar están todas catalogadas en los niveles más altos de peligro de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). Se trata de ocho especies: cuatro mamíferos carnívoros, el aguará gauzú o zorro brasileño (Chrysocyon brachyurus), el coatí (Nasua sp.), el jaguar (Panthera onca) y el perro venadero o perro selvático (Speothos venaticus); el primate tití león negro (Leontopithecus chrysopygus); una especie emparentada con el oso hormiguero, el oso mielero (Tamandua tetradactyla); y dos herbívoros, el guazuncho (Mazama gouazoubira) de la familia de los ciervos, y el bisonte brasileño (Bison sp.).

[Te puede interesar: En la conservación de especies, los ciudadanos saben más que los expertos]

La siguiente fase del proyecto resulta más complicada, tanto a nivel técnico como por la polémica que despierta. La intención de las autoridades es trasladar los conocimientos que ya se tienen sobre clonación de especies con interés comercial, como vacas y caballos, a estas especies salvajes.

Los problemas técnicos vienen dados por dos motivos. El primero, que se trata de métodos con un éxito muy bajo. Un porcentaje muy pequeño de los embriones llega a desarrollarse, en torno a un 5-7% de ellos. Y a esto se suma el segundo factor: el proceso es muy caro.

Pero el mayor problema está en su utilidad. Según explican sus responsables, la intención del proyecto no es liberar a estos clones en la naturaleza. El proyecto lo lidera el Zoológico de Brasilia, y la idea sería emplear a los animales obtenidos con esta técnica para los proyectos que ya están en marcha. Por una parte evitarían seguir recolectando individuos de estas especies en peligro de la naturaleza, y por otra servirían para mejorar sus programas de cría en cautividad y para la venta a otros zoos.

Aún así, la idea de utilizar estos animales para repoblar los hábitats naturales no se ha descartado. En principio, sólo se realizarían estas sueltas en casos de extrema necesidad, si los números de las poblaciones alcanzasen niveles muy bajos.

[Te puede interesar: Efecto Aleè, o cómo extinguirse por mala suerte]

El problema es que estos animales no proporcionan apenas variabilidad genética. Los clones son copias exactas del animal del que se han obtenido los genes, y aunque se realicen cruces controlados en los zoológicos, lo único que se conseguiría sería barajar los mismos genes una y otra vez. Si estos animales fuesen liberados, contribuirían muy poco a la diversidad genética, que se ha demostrado como imprescindible para la conservación de una especie.

El problema puede ser incluso mayor. Si la cantidad de animales liberados es muy alta en relación a los que queden en estado salvaje, el efecto sobre la diversidad genética sería muy alto. Las características de la población salvaje se diluirían entre las de los ejemplares liberados, homogeneizando la población.

Me enteré de esta historia aquí.