Siete buenos motivos para comer insectos

Apuntes de Naturaleza
Crédito: Institute of Food Technologists (IFT)

El futuro de la alimentación está en los insectos. Dicho así, no suena muy apetecible. Al menos en España, que no estamos acostumbrados. Pero desde un punto de vista ambiental, antes o después tendremos que incorporarlos a la dieta. A fin de cuentas, son los animales que encontramos en mayor número, se pueden criar en casi cualquier ambiente, y con muchos menos requisitos que otras fuentes de alimento.

[Te puede interesar: La alergia a las carnes rojas la provoca una garrapata]

Para terminar de convencernos, desde el Instituto de Tecnólogos de los Alimentos – Institute for Food Technologists en inglés – de los Estados Unidos, nos ofrecen siete buenos motivos para que vayamos abriendo el apetito.

1.- Alto contenido en proteína: Un grillo, que es de los insectos más utilizados hoy en día en alimentación, es en un 65% proteína. La carne de vacuno, por ejemplo, está en torno al 50%

2.- Aporte de otros nutrientes: La carne de insectos contiene vitaminas – esenciales para nuestro cuerpo – en una buena cantidad. Pero además ofrece ácidos grasos mono- y poli-insaturadas, minerales, y un rango de aminoácidos que resultan muy provechosos.

3.- Bajos en grasa: Apenas un 5% de cada plato serían grasas, lo que hace a la comida mucho más sana.

4.- Sostenibles ambientalmente: Este factor dependerá de cómo se críe a los insectos, pero sobre el papel, el impacto de la “ganadería de insectos” será menor que la actual. Los insectos tienen menor tamaño – y aportan más nutrientes por cada kilogramo –, requieren menos espacio, menos agua, se podrán criar en casi cualquier ambiente…

[Te puede interesar: ¿Si desaparecen las abejas, nos quedaremos sin miel?]

5.- Amplia variedad de recetas: Hoy en día, en muchos lugares del mundo ya se consumen insectos. Y las formas de prepararlos son muy distintas, desde freirlos, cocerlos, saltearlos… Pero también pueden ser convertidos en harinas animales y utilizarlos para hacer galletas, panes y demás.

6.- Abundantes, y diversos: No sólo son el grupo animal más numeroso por cantidad de individuos en el planeta. También lo son en número de especies, lo que ofrece muchísimas posibilidades.

7.- Gran sabor: En este caso, hay que fiarse de quienes ya los han probado. Lo más habitual es comparar su sabor con el del marisco – además de con el pollo, que ya es un cliché. Si lo pensamos bien, tanto insectos como marisco son artrópodos, así que igual la cosa no está tan desencaminada. Pero bueno, dada la diversidad – comentada en el apartado anterior – sería raro que habiendo tantas especies distintas, no hubiese un sabor para cada paladar.